En una asamblea de la empresa Papel Prensa el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno sacó unos guantes de boxeo, los puso sobre la mesa y dijo “Acá no se vota nada, las mujeres para atrás y demos la pelea que hay que dar”.

El tema es que fueron los representantes del Estado Nacional los que comenzaron la pelea (liderados por Moreno) y obviamente esos guantes no aparecieron por arte de magia, sino que el matón asqueroso de Moreno los traía de antes, sabiendo lo que iba a pasar y la que se iba a mandar.

Mas allá de cualquier decisión o parte en este asunto, el desubicado patotero de Moreno se debería poner en su lugar y tener un poquito de respeto por el cargo que ocupa. Este tipo es una muestra más de la impunidad y de la basura que nos gobierna.

Nos encantaría que la Mole Moli se calce unos guantes y te haga el aguante dos o tres rounds.

Compartí, no seas paco