Luego de que publicamos Algunas cositas que debes aclararle a tu novia antes de irte a vivir con ella, una de nuestras queridas lectoras se sintió tocada y decidió escribir su manifiesto femenino como anti-tesis de nuestras aclaraciones. Fue entonces cuando nos llegó, de parte de la Dra. Lí, este maravilloso tips de aclaraciones que le dejan bien clarito al “machito” lo que se tiene que esperar de la nena. La verdad que es digno, consistente y nos ha cerrado el culo, al menos al Dr. Bomur, creador de la nota machista. Esperamos que los disfruten tanto como nosotros, como así también que no sea el último aporte de la Dr.a Lí y que además sirva para incentivar al Mendolotudo que se anime a mandarnos algo digno para comentar. Ahora vamos a lo que nos mandó la Dra…

  • No solamente que se aprenda a bancar tus ventosidades, sino que cuando pasen unos días sin vernos, nos digan al teléfono: “Mi amor, extraño hasta tus pedos”
  • Debe sí o sí saber fechas importantes como aniversario o cumpleaños de la hermosa mujer que tiene al lado. El resto se lo perdonamos.
  • Si no van a despegar los pelos “ruluditos” del jabón, hagan el favor de no pasarlo directamente por dicha zona… Si les gusta vernos depiladas y limpitas no rompan si encuentran la cera por allí, o una bombacha secando por allá.
  • A menos que se coma un chicle no hay besos al despertarse, menos después de una noche de joda.
  • Hasta los 40 “estoy estresado”,  “estoy molido”, “tengo sueño”, “estoy enfermo”, “me duele la panza”, “me lesioné jugando al ….”; etc, etc, no es excusa.
  • El “día de amigos” no tiene que ser a la noche. ¿Puede ser una tarde de amigos, verdad?  El día de jugar al fútbol, al play o al paddle cuenta como día de amigos, ya que no lo están pasando con nosotros. ¡Gilitos míos, ustedes se pelean con nosotras por no colgar a sus amiguitos solteros, pero cuando ellos consigan una hermosa mujer ni se van a acordar de ustedes! Pongan las cosas en la balanza. Si tanto aman a sus amigos y están tan a gusto con ellos, mejor váyanse a vivir con ellos y tengan de 1 a 3 “días de la novia” semanales.
  • Cero poner cara de orto cuando llegan de la calle y hay 10 amigas (o amigas de amigas) usurpando la cocina, el baño y la habitación, y sus hijos agarraron tu play y tu control remoto. Muchas mujeres pierden a sus amigas por que sus maridos son insoportables, guarangos y malgastados. No sea oso. Aproveche esos momentos para visitar a mamá. Y de paso llévele las camisas para planchar.
  • El día que queramos hijos, los tendremos. Mientras tanto, madre hay una sola y nosotras no somos las suyas.
  • No nos molesta que la play tenga el volumen alto. Nos molesta que la tengan. Lo mejor sería dejarla en casa de mamá. Ella feliz va a esperarte a vos y a tus amigos con juguito y alfajorcitos de maicena, y nosotras aprovecharemos el tiempo libre para hacer algo mucho más útil como encremarnos, depilarnos, perfumarnos y probarnos ropa sexy para esperarlos felices con los brazos abiertos.
  • Sic: “Las estupideces que te gustan hasta los 30 años te van a seguir gustando durante toda la vida”. Quizá necesites asesoramiento profesional. No es normal sentirse un gran atleta porque hiciste 5 goles jugando con un equipo creado por vos con los mejores jugadores del WE, cuando en la vida real no podés ni atarte los cordones sin sufrir un tirón en el ciático. Tampoco lo es pelearte con el vecinito de 6 años porque Gokú es mejor que Vegeta SSJ4.
  • Sic: “No rompan las pelotas si gastamos nuestro dinero sin afectar la economía familiar”. Cualquier conjunto de ropa o zapatos cuesta menos que una play. ¡No son gastos comparables! Así que no nos echen en cara cada vez que quieran cambiar el celular o comprar una estupidez inservible para tunear el auto, que fuimos a la peluquería hace dos meses o que la última vez que fuimos al súper nos compramos dos bombachas y un shampoo nuevo. No sean caraduras. Capítulo aparte para los que se prenden en cuanto negocio de café se les ocurre y quieren invertir el dinero programado para las vacaciones… ¡De esos hay que huir como de la peste!
  • Las revistas porno son enemigas de la mujer. Les mete a ustedes terneritos ideas raras en la cabeza, y para nosotras no hay manera de competir con el fotoshop, la iluminación y  el maquillaje. Nos hace pensar de que no les bastamos y que quieren a otra mujer para su cama, nos baja la autoestima y nos disminuye la libido. Si quieren fotos porno, tengan unas nuestras, nos prestaremos a una sesión “cuidada” con algún fotógrafo que nos mime y luego las pueden repartir entre sus amigos solteros…
  • Sic: “La autosatisfacción no es engaño, sino que es un vicio que no se acabará nunca”. Bien, al menos intentemos que no suceda en la mesa de Año Nuevo mientras hablan con nuestros familiares.
  • No somos repositoras. Si necesitan algo y no hay, acérquense al expendio más cercano y consíganlo. Pueden llevar calculadora si no saben contar las moneditas.
  • Por encima de los 95 kg, no tienen pancita cervecera, chicos. Están obesos y ponen en riesgo su salud y nuestra paciencia.
  • Si cocinamos o lavamos los platos u ordenamos la ropa de los cajones o hacemos el desayuno o tiramos desodorante de ambiente después de salir del baño o pasamos el lampazo o le limpiamos la caca al Boby no es porque somos amas de casa denodadas o buenas cónyuges… lo hacemos porque la queremos poner, lisa y llanamente. Ponerla, ponerla y ponerla. ¡Así que si nos ven pasando el plumero o cocinando una cena por más de 20 minutos, prepárense para la acción!
  • Ver los partidos el domingo a la tarde, es comprensible. Pero ya ver el resumen de los partidos a partir de las 20, después los goles, después las jugadas polémicas, después otra vez los goles, después el resumen de la liga europea, asiática, y entremedio dos partidos de tenis de 5 sets…. ¡es para exasperar a un monje budista! Y colgarse 2 horas discutiendo si en el torneo apertura de la B Nacional del año 1997 el jugador 85 en el minuto 89 debió patear con la izquierda o con la derecha… es de enfermo mental.
  • Un asado debe ser hecho completamente por ustedes. Que estén al lado de la parrilla regándose por dentro mientras nosotras hicimos las compras, las ensaladas, pusimos la mesa, salamos la carne, preparamos la picada, sacamos la mesa y las sillas afuera, espantamos las moscas, atendemos a sus amigos y después lavamos los platos, no es meritorio. Porque encima después piensan que no tienen nada más que hacer por toda la semana. ¡Fundamental: abstenerse si no saben hacerlo!
  • Sic: “Que tengas un amigo travesti no quiere decir que te guste el pingo”, lo que resulta extraño es que cuando lo mires se te caiga la baba y no dejes de sentártelo a upa y de darle palmaditas en la cola.
  • Los partidos de fútbol y las películas de Steven Segal o épicas donde absolutamente nadie sale vivo nos las comíamos durante el noviazgo para levantarlos o quedar como copadas, ahora que son nuestros no más boludeces ni comedias para infradotados donde invariablemente alguno de los personajes es ultrajado por un animal u objeto. Otra cosa: una película pirata doblada al “gallego” y unas Lays no cuenta como cita romántica. Si se pueden gastar 100 en escabio cada vez que salen con sus amiguitos, también pueden gastarlo en una salida con el amor de su vida y la luz de sus ojos.
  • Chicos el menú es uno solo, y una alimentación a base de papas fritas y milanesas no es viable. No tenemos la culpa si mamá no les enseñó a comer decentemente. Y no queremos cuidar de un inválido desde los 50. Aprovechen la suerte de aprender a comer sano. Y si no les gusta lo que hemos cocinado, levántese y cocine su propia comida. Nadie ha muerto intentándolo.
  • Los suegros se visitan en la casa de los suegros. Su madre no tiene nada que hacer en nuestra cocina. No se aceptan opiniones ni métodos ni costumbres que vengan de sus progenitores.
  • Siempre debe haber un colchón, buena onda y ninguna pregunta inquisitiva  para ese amigo que lo rajaron de la casa.
  • Todo lo que digan antes de ponerla o de comenzar una relación formal es verso, ya lo sabemos y lo entendemos así. Por eso es tan importante escucharlos después. Mucho más importante que toda la sarta de chocheras que dicen antes. Si nos quieren, díganlo, ¡¡¡manga de maricas!!!! Si no, déjennos en paz.

He dicho.

Compartí, no seas paco