Manejate conchita y aparecé cuando más te guste. Noticia: ahora me gusta porque estoy viendo el sol. Ya me había olvidado lo amarillo y hermoso que es. Es que cuando se nace en la tiesha del sol vio’ es complica’o no quererlo.

Cuatro días de encierro con la american Family. Ya estaba por agonizar. No aguantaba más. Mucha comida casera sin sal, mucho fuego en la chimenea y la puta madre que lo parió al perro que se comió no se que pija y se tiraba unos peditos feísimos. Igual fue como una dosis para saber si me quedo un año más o me vuelvo para mi patria. La respuesta es me vuelvo a la Patria Madre. No podría soportar otro verano pegajoso levantandome a las siete de la mañana a escuchar como un niño de dos años se queja de la vida.

No es por nada, pero hay cosas que se extrañan como el asado, el fernet, la panadería y el mate con amigos. Naturalmente eso pasa porque somos bichitos de acostumbramiento, quizás si me quedo más tiempo dejo de extrañar algo de eso, pero la verdad sincera es que hay cosas que uno no quiere dejar de extrañar.

De todas formas tengo un signo de pregunta colgando y esperando a degollarme encima de mi cabeza. Que puta va a pasar cuando me enfrente a situaciones simples? Hace casi un año atrás cuando me tocó por primera vez ponerte nafta al auto yo me convertí en signo de pregunta. Uno BIEN grande. Me acuerdo que llegué y puse el auto como cualquier ser humano para la tarea. Esperé como cinco minutos,sino es que fueron más, y me bajé a ver porqué nadie me atendía. Fui hasta el minimercadito de la bomba y le pregunté que onda a una negra que me trató BIEN para el orto porque evidentemente a su novio no se le para, pero me explicó y yo entendí lo que pude para el tiempito que llevaba en IU EI SEI. Me acuerdo la sensación de pasar la tarjeta y pensar “no vendrá otro y cargará nafta con mi tarjeta”. Argentina hasta el alma. De todas formas me superé a mi misma y lo hice y ahora es algo más que rutina semanal ponerle nafta al auto.

Ir al supermercado y ver que podes escanear los productos sola y pagarle a una máquina. Y que encima te de el vuelto!!! Eso fue fuerte. Lo juro. Mi cara de “soy Sudaca y en mi vida vi esto” tiene que haber sido espectacular. Tarea de cinco minutos me llevó como cuarenta porque no entendía que había que hacer y porqué una cadena de supermercados le tiene TANTA confianza a la gente. Eso lo entendí cuando empecé a ver las cámaras de seguridad que tiene esa parte del hiper.

Viento zonda cosa que no te extraño.

Igual una de las inquietudes más grandes de mi ser es cuando me tome el bondi después de un año. No quiero saber cuanto sale el pasaje de Lujarindia al centro y menos quiero saber el estado de los micros. Todavía tengo la sensación de viajar en albóndiga (es re complicado explicar eso, el que lo comprende gracias). Era tan feliz con mi auto en USA voy a pensar y voy a querer incendiar al chofer, el “para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero” y al que se caga a las siete de la mañana con las ventanas cerradas.  No se como voy a hacer para sonreir ante esa gente que NO te querés encontrar en el micro y te saluda igual. De onda que no entiendo cuál es el placer de pararte al lado de un conocido y hablarle aunque no te conteste. O sea que parte de dejame sola no captaste? Y si hay algo que por sobre todas las cosas detesto es ver a la gente tan feliz a las siete y media de la mañana en el 10. NADIE es feliz tomandose el micro, NADIE es feliz a las siete de la mañana de un día Lunes!!

Semáforos rojos si voy a pasar. Acá el semáforo es mas una advertencia que algo real. Porque la ley de trásito te deja doblar en rojo y en algunas calles hasta pasar. Ah Vicente Zapata que garron me voy a comer ahí. La costanera con los wachi. Los simpáticos paraliticos pidiendo monedas. La vieja de las bolsas en la plaza independencia y la de las curitas!! Galería caracol llena de niños con traumas infantiles. Flogguers (aunque estos casi están extintos).

En fin. Igual me quedan un par de meses acá y estoy pensando en irme a las Bahamas !!

Compartí, no seas paco