Como todos sabemos, los domingos son la cara de la tristeza. Ese atardecer espantoso que tiñe las calles de un anaranjado vencijado, triste, desteñido nos llena de un vacío total. Día melancólico, presagio de un lunes rebalsado de fatiga. Si tu finde explotó, el domingo te pasa factura y tu cuerpo pide a gritos que no se haga lunes, entonces este día se hace eterno, abombante, desconcertante y embolante, como levantarte de una siesta a las siete de la tarde. Y si tu finde fue una garcha, es el día ideal para suicidarte, la cereza del postre, el rebenque, la estocada final, el cortito del knock out, la escupida después de la golpiza.

No hay cancha, novia, montaña, asado, río o parque General San Martín que sacie el hastío que genera este día espantoso. Por suerte que existen personajes como Adrián Chaves y Vanina Vitale que nos vienen a dar motivos por los cuales no odiar tan profundamente la jornada.

¡Gracias chicos por regalarnos algo para hacer (mejor dicho escuchar) los Domingos de 19 a 21! Es una bendición divina que podamos escucharlos dos horas por la FM 92.1 conduciendo este programa llamado Códigos de Barrio, cargado de música copada y “una mescolonza de cosas interesantes, graciosas (algunas)”, como ellos mismos lo han definido.

Ahora tenemos motivos para esperar que se haga el domingo, para relajarnos luego de un finde de locura o para calmar las ganas de pegarnos un corchazo en la cien.

Y por si esto fuera poco también se los puede escuchar virtualmente en http://www.fmestacionmendoza.com.ar/

¡Una masa!

Compartí, no seas paco