“Dijimos que la profecía del terremoto se iba a cumplir y se cumplió”. Así lo expresaba el presidente de la asociación NCCV (Nos Comemos Cualquier Verdura), respecto a la profecía anunciada por el ya difunto sismólogo antisemita Raffaele Bendandi de que el 11 de mayo un terremoto asolaría Roma. “Está bien de que no fue justo en Roma, ¿pero cuánta diferencia hubo? ¿10 km, 500 km, 1000 km? Si igual Europa es un país” decía uno de sus integrantes, refiriéndose al movimiento que sí se dio lugar en Murcia, España. “Estamos dispuestos a todo, especialmente si se trata de creer”. “Aunque si después viene un petiso feo a decir que tiene un mapa de terremotos de Italia y que va a acabar con ellos, no lo votamos ni en pedo, somos pelotudos pero tampoco tanto”, acotaba otro integrante.

La caída de la Cúpula de San Pedro. Lo que no pasó.

Por otro lado, un para nada contento Silvio Berlusconi vociferaba “Me cago en Raffaele, me pasé todo el martes organizando la partuza para despedir Italia en una de mis humildes mansiones, y cuando se me estaba pasando la resaca viene mi asesor a decirme que no se movió nada”. ¿Sabés lo que pasa? No me gusta gastar el dinero de los ciudadanos así como si nada” terminaba de opinar Il Cavaliere, con una para nada imperceptible tentación en su rostro.

El hombre al que no le cayó la Cúpula De San Pedro por no haber sucedido dice estar feliz por no haber ido a Roma en tan no trágico día. Su compañía de seguros, donde no tenía su seguro de vida dice haber cumplido al no pagar en el acto la póliza correspondiente a los familiares que no tenía registrados como herederos legales, asegurándose así la permanencia del cliente, y espera que en el futuro sigan no sucediendo hechos como este, para tener que seguir no lamentando hechos tan espantosos como el no sucedido en el día de la fecha.

Para el Mendolotudo Online

Aureliano Buendía – Agencia PNPT internacional

Compartí, no seas paco