Hoy llegué a casa con una extraña sensación que invadió todo mi ser… entonces me senté y dije: Adela no te podes quejar, porque dios te hizo sin cola pero a cambio de eso te dio colas para que tengas, para que guardes, para que colecciones y para que regales.. Colas por todos lados. En fin colas para que hagas lo que se te pegue el orto (valga la redundancia)

  • La cola del súper: este tipo de cola suele ser agotadora, sobre todo si te toca una mamó con su magnífico hijo de 4 años que tiene esa adorable voz aguda que pide: chocolates, caramelos, gaseosas, galletitas, golosinas, juguetes, todo eso que la madre no tiene ni en mente adquirir… pero que el guacho pide de todas formas. Más agotadora es la cola aún si tenes atrás dos viejos ridículos peleándose porque uno dejó el carrito y se las tomó a seguir recolectando provisiones y cuando volvió a la fila se le habían colado… ¡para queeeee! Ahí el don saca toda su ira acumulada con los años y putea a la familia completa de su enemigo y no lo estrangula porque su inconsciente le avisa que no quiere pasar los últimos años de su vida preso.
  • La cola del gasoil: Si de algo somos expertos los menducos es en este tipo de cola. ¡Vivimos en una provincia petrolera… y hacemos cola para el gasooooooil! ¡Cómo no la vamos a tener clara viejo! La tenemos tan clara que a veces decidimos andar a pata o en bondi con tal de no hacerla. Es la cola más detestable, primero porque la gente ya viene estresada de nacimiento hoy en día ¿Vio? Y si al estrés le sumamos tener que hacer este tipo de cola, el vago termina al borde de una lipotimia. A todo esto le podemos agregar que es la noticia, entonces vienen nuestro amigos los “Trabajadores de Prensa” (entre nos: los noteros) y meten púa para que la gente explote… Todos se putean con todos, todos aceleran para pasar más rapidito, todos con cara de toor, en fin lo que empieza siendo una cola de mierda pero pacífica, termina como una batalla campal.
  • La cola del cajero: Acá tenemos un toque más de paciencia, sólo porque sabemos que nos vamos con guita. Igualmente tenes los ovarios/huevos en la garganta, mirando para todos lados, cosa de entrar, guardar el sueldo y salir como el corre caminos a tu casa. Y son en esos momentos en los cuales todos tienen cara de sospechosos, todos.
  • La cola del semáforo: Entre las motos que se reproducen como las hormigas, que no sabes de donde joraca salen, los micros a los cuales les importa poco y  nada destrozarte el auto, los peatones que caminan despacio a propósito para que los pises y te puedan hacer juicio, las bocinas, alarmas, gritos, silbidos  o cualquier tipo de ruido molesto (mientras más molesto mejor) Definitivamente: con esta cola, en los horarios pico podes pasar a la otra vida…al infierno sin escala
  • La cola de la barra: Primero si sos mujer, yo te aconsejo no ir de mini, porque podes volver a tu casa con 7 hijos en el bombo. En este tipo de cola… que más bien se convierte en avalancha, pasa de todo y cuando digo de todo me refiero a entre otras cosas, que te toquen hasta lo que dejaste en tu casa, que te vomiten, te quemen con el pucho, te pisen con un taco aguja, te chamuyen todo lo que no te van a chamuyar en el resto de la noche, hasta que por fin logras tu objetivo: el trago. Pero todo lo que entra tiene que salir… el temita es cómo se hace para llegar a la pista sin lesiones: imposible y para colmo se te cae la mitad del trago en el camino.
  • La cola para rendir un examen: Típica cola facultativa, fastidiosa y más con estos tres tipos de personajes protagonistas:
  1. El que sabe todo y repasa adelante tuyo, refregándote que no le falto aprender ni el punto y coma de la página 35681 y que a vos te falta una bocha, entonces sólo llegas a una conclusión: Huir
  2. El que te contagia los nervios: No puede disimular que se mea encima, y vos que sos un tipo tranqui que se levantó, desayunó y se fue a probar suerte… muuuuy tranqui, se ponga con los pelos de punta.
  3. El que no sabe ni la materia que fue a rendir: eso te deja tranquilo, por lo menos eso lo sabes, o sea sabes más que alguien…
  • La cola de Ferchu Hidalgo: Aaahh no pará esta era de otro tipo de lista de MendoColas… en la próxima nota, por el mismo semanario y a la misma hora… ¿¿¿Te lo vas a perder????

También podes leer:
Pare de sufrir: traducción femenina de típicos consejos

El año pasado escribíamos:
Liga japonesa de la acción

Compartí, no seas paco