Navegando en los mares de la noche mendocina, entrando a cuanto antro se me cruza por el camino, me he dado cuenta en los pocos o muchos (dependiendo de donde se lo mire) años de ser navegante de las aguas de la fiesta y el descontrol que cierto  lugares más que ser un alocado sitio de parranda se parecen más a un zoológico lleno de animalitos que luchan por sobrevivir y encontrar su lugar dentro de esa “selva”.

Después de observar, tomar un vino y seguir observando he llegado a la conclusión de que podemos encontrar a los siguientes especímenes que salen con la luz de luna a buscar un lugar en donde encontrar más gente de su especie , valla a saber uno con que intención:

La/el Zorr@: Animalito fino e inteligente por naturaleza, busca presas de acuerdo a su capacidad de cacería, si es apenas un cachorro intenta practicar sus métodos de caza con alguno que otra liebre o animalito inofensivo que encuentre por ahí. Pero un/a zorr@ con experiencia puede ser muy perjudicial para su competencia. Cuando de códigos se habla directamente no tienen, se hace valer la ley de “supervivencia del más apto”

El/la Buitre: Esta persona simplemente espera que el momento sea adecuado para  hacer posesión de su presa, en cuando ve que la misma se encuentra en un estado débil, sin posibilidad de usar su lucidez y buen gusto(sobre todo este ultimo)  ataca y toma posesión del cuerpo. Ronda su objetivo y no lo pierde de vista en toda la noche. Incluso hasta el punto en donde el mismo sabe que tiene un buitre que lo está rondando y solo si tiene suerte puede ser capaz de escapar de el.

La Mapache: Este es uno de los animalitos más pintorescos de la noche, la podes reconocer por la cantidad de maquillaje blanco que se pone en los ojos. Te hace recordad al mapache de la película Pocahontas. Tengo la teoría de que este tipo de mujeres (en su mayoría) se maquillan como los indios: “se pintan mucho cuando van a la guerra”

La víbora: Esta especia animal no va al boliche y/o bar a bailar  ni a disfrutar con sus amigos/as, sino que por el contrario va a pasarse la noche enroscándose en un rincón mientras ve a las demás personas como disfrutan. Les saca el cuero y empieza a tirar veneno por todos lados. La distinguís por esa mirada penetrante que usa para intentar demostrarle a su oponente que no solo la/lo desprecia sino que además se encarga de que todo el mundo se entere.

La/el Cacatúa: Divertidos como ningún otro, ya sea porque habla a más no poder y en un tono de voz que hace que todo el lugar escuche lo que dice o por sus atuendos coloridos y llamativos, en el caso de las mujeres, a los ojos de cualquier cazador. (Que muchas veces debido a esto mismo suele salir espantado.) Y en el caso de los hombres se destacan por esos peinados raros que se hacen con todos los pelos parados para el cual usan 3 kilos de gel ,2 tarros de fijador y un poco de baba para darle un toque más “natural”

La cebra: Es fácil encontrarse con uno de estos ejemplares ya que lo distinguís entre todo el grupo por ser el que baila de tal manera que parece que estuviese “rallada”. No sabes si está inventando un nuevo paso, si tiene un ataque epiléptico o si le está dando la corriente. La gente lo evita para tratar de que no le dé pisotones, ni codazos. En cuanto este animal se te acerca lo podes llegar a mirar con cariño pero luego de verlo tirar unos pasos te produce una vergüenza ajena que te hace despedirte de manera sutil del  mismo (la mayoría de las veces).

León de circo pobre: Se piensa que es el rey de la selva, y  no es más que pura melena y huevo. Lo miras no porque sea lindo ni llamativo, sino porque te da gracias los aires de “acá mando yo” que tiene siendo que no puede cazar ni un resfrió. Se suele rodear de uno que otro buitre.

La yegua o el potro: Es el típico cari lindo, con buen cuerpo, linda ropa y que es imposible no mirar. Suele dejar un rastro de perfume que te hace seguirle la pista por todo el boliche y así no perderlo de vista. Suele estar con una manada, la cual tenes que penetrar primero para llegar a el/ella. Si estos te aceptan pasan a ser el pase perfecto para encarar a la presa. Podes encontrar a pocos de esta especia en la noche. Pero en cuanto los ves te es imposible no querer ir a domarlos.

El/ la Caniche: Se piensa que es una especie en peligro de extinción  y se la da de fina/o simplemente porque es “caro”. La/lo ves tomando champagna, con la mejor ropa con los mejores zapatos. Pero si pasas cerca suyo no hace más que ladrarte y un poco mas morderte, es idiota por naturaleza. No baila si no es con alguno de su misma raza.

El/ la Jirafa: Este personaje selvático es imposible no verlo. Se distingue porque su largo cuello sobresale de todos los demás. Tiene la ventaja de poder respirar en lugares donde esta atestado de gente. Se le complica un poco a la hora de conseguir pareja para el baile, mas en el caso de ser de la especie femenina. Le suelen pedir que cambien los focos de los antros cuando estos se queman para evitar tener que andar llevando y trayendo una escalera.

La morsa o el lobo marino: Animalito tierno si los hay, si bien sus cuerpos ocupan gran parte de la pista y/o mesa suelen ser amigables, sociables y poco discriminativos. La mayoría pasan desapercibidos, aunque algunos suelen tener una mezcla con cacatúas o cebras que los haces ser extravagantes e incluso raros. Tienen la ventaja de que no sufren del frio en el invierno ya que su cuerpo se adapta a las bajas temperaturas sin embargo en verano gastan gran parte de su presupuesto en anti transpirantes

Mendolotudos , welcome to the jungle.  Y recuerden  a la hora de vestirse y salir a buscar su presa deben estar atentos, ser inteligentes y sigilosos, deben acercarse con cuidado al objetivo e intentar salir victoriosos y tengan en cuenta que muchas veces…“hasta al mejor cazador se le escapa la liebre”

Consejo para  el bar y/o boliche: Tengan cuidado, si no les cae la municipalidad a revisar seguro que les cae Greenpeace y ahí se arma la cagada para todos por tener tantos animales en cautiverio.

También podes leer:
Si pudiera vivir nuevamente mi vida

El año pasado escribíamos:
Pelado se compra un cerro en Tupungato y le viene con un Lobo del Aire adentro

Compartí, no seas paco