Ok. Amigas, amigos, amantes, hermanos reconocidos y no tan reconocidos, gente cool, wachitúrros, en fin esta gran nota gran va para todos los y las mendos que quieren enterarse cuándo están in “front of” un MendoFantasma y que además en este momento no encontraron un carajo para hacer mejor que senterarse, acostarse o arrodillarse o bue la posición que más les guste (para leer digo).

Si se sienten identificados con algunas o todas de las siguientes características yo les recomendaría, caminar muy despacito, pero muuuuuy despacito, salir de su casa sin hacer un mínimo ruido y buscar la manera menos sangrienta de desaparecer de esta provincia antes que los agarre un cazador o cazadora, para tomar revancha y hacerles pasar un feo momento. Y a vos te digo, si a vos salamín picado fino, si alguna vez estuviste frente a un MendoFantasma te compadezco, de onda. Pero arriba el ánimo que todo pasa en esta vida, a veces lento, lentísimo pero pasa al fin. Y cuidado porque de onda también les digo que están por todos lados, no tengo idea como mierda hacen, pero se reproducen como mosquitos. Aclaro antes de continuar que los MendoFantasma existen y son de ambos sexos, eso es indistinto.

Un MendoFantasma suele tener una primera característica que en él 99 % de los casos sobresale a los diez minutos como máximo de haber empezado a interactuar con el fenómeno, y esta se trata de que use el nextel más veces de las que parpadea por minuto y no es sólo este temita, sino que para colmo lo tiene en alta voz y con el sonido al máximo. Entonces cada vez que te empeñas en empezar un determinado tema de conversación el fenómeno interrumpe. Y no termina acá la cuestión, lo que más te envenena la sangre tanto que te dan ganas de enterrarle la botella de vino en el oído izquierdo, es que hale en código con los pelotudos que lo llaman, entonces vos te quedas más colgado que si lo hubieras querido hacer intencionalmente.

La segunda característica de un Mendofantasma es el extremado egocentrismo, o sea él es el mejor en todo, él es el líder del grupo, él es que comanda la batuta, él organiza las mejores previas, él decide el lugar de vacaciones, él tiene las mejores notas en la facu, él es jefe en el laburo. Él se comió a las mejores minitas, o en caso de ser minita a los mejores vagos, él, él, él y él. Vos podes llegar a entrar en el decimoquinto lugar y con una extremada cuota de culo por no decir suerte. Y es muy común que cuando terminas una idea, el MendoFantasma ni siquiera haya escuchado el principio y te salte con otro tema que nada tiene que ver.

Otra cosita que caracteriza a este espécimen es lo patéticamente careta que quiere aparentar ser, sus temas de conversación giran en torno a temas relacionados con ropa de marca,  viajes, cremas, gym, lo último en celulares, autos, gente de apellidos importantes. Y paremos de contar. ¡¡¡Viejo!!! Hay cosas más importantes, cultura, política, laburo, música, pelis, no se cosas que también existen… ¿vio?

También los MendoFantasma suelen vestirse lo más ridículo que les sea posible, o sea se ponen todo, pero junto. Por ejemplo, sombrerito, pañuelo, gafas, remeras de colores extravagantes, jeans también de colores extravagantes, muchas pulseras o aritos (hombres y mujeres) las zapatillas más aparatosas que encuentren, litros de perfume importado o imitaciones de perfumes importados, crema mucha crema.

No hace mucho se implementó en los fenómenos estos, son las redes sociales, sobre todo Facebook y Twitter en Mendoza. Absolutamente todo lo que hacen debe aparecer en estos lugares, si se tiran un pedo lo ponen, si les pica el dedo chiquito del pie lo ponen, si se les quedó una miga de pan jorobando en la garganta lo ponen, la idea es que la gente sepa lo “copados” y “felices” que son, así los envidian un toque más.

Para ir cerrando lo que no puede faltar es aparentar, hacerte sentir lo menos, querer liderar en todo momento, hacerse el groso delante de la gente, creer que todos los ñoños le tienen envidia, darse la gran vida aunque no le del cuero. Así te das cuenta si tenés o no un fantasma delante de ti, y mi más sincero consejo es que te le cagues de risa en la cara y después de eso planees tu retirada, porque no vas a poder sobrevivir.

Gracias.

También podés leer:
Las MendoColas

Compartí, no seas paco