“Vivir moribundo” me dijo una pared en Mendoza. Y claro que sí. Me pregunto quién fue el que garabateó eso y por qué tiene tanto en común conmigo, con vos, con él y con ella.

Que alguien me avise si ve la primavera con tanta ceniza dando vueltas. Que alguien me avise.

Como si hubieran pasado 500 años, las penas ya se hicieron piel y el dolor corre por las venas. Después nos dicen que estamos pa’ trás, locos, zurditos, faloperos. 

¡BLA!

¡Estamos hartos, muy hartos viejo!

Yo no abrí la puerta para que entraras, pero entraste. Después la cerré para que no te fueras y mi descuido te pagó la fianza.

-Che anda a la Claudia y comprá medio kilo de pan.

-Ya voy.

– Dale que ya va a estar la comida.

-Ya voy

Salís de mala gana, saludas a los vecinos, menos a él, hace poco que vive ahí. Todavía no te animas a hablarle. No sabes su nombre, pero es hermoso.

Nos están haciendo creer que somos un desecho, un desperdicio, buscando en la basura que ellos mismos tiran, restos para pasar la vida dignamente distraídos. Somos los enfermos que ellos curan con más enfermedad. Nos separan con rótulos y etiquetas. Vos sos de allá, vos de acá, el de por ahí, ese no es de ningún lado. Perteneces a… sos de…

¡BLA!

-Hola, buen día.

– Si, ¿qué andas buscando?

-Un plaguicida.

-Para qué tipo de plaga?

-Emmm para empresas extranjeras, saqueadores, explotadores, vende patria, policías, asesinos y todo tipo de hijo de puta que esté haciendo mierda mi tierra y mi gente.

– Ah no, para eso no tengo nada, vas a tener que buscar otros métodos flaca.

– Chau disculpá las molestias.

-Chau ¿Quién sigue?…

…Un escenario triste, un viento desganado que apenas puede con las hojas de los árboles.

Se prendieron las luces de la ciudad, mi destino sigue intacto y escondido. Pienso que soy un yoyó, bajando y subiendo toda la vida, colgando de una piola. Entro al bar más gris y sucio, para que convine con mi tristeza. Un buen nido para mi corazón.

Baila baila toda la vida baila, canta canta toda la vida canta, vamos!

¡BLA!

También podés leer:
Cómo cazar un “Mendo Fantasma” en la pimera cita… y salir corriendo

Hace un año escribíamos:
¿Sabías que existe una relacion entre el fondo mas famoso de Windows y Mendoza?

Compartí, no seas paco