Seguramente en estos días por más colgado que seas, viste o escuchaste algún debate sobre el aborto. Quizás no tengas ni idea el por qué de tanto espamento, tal vez no tuviste tiempo, o a lo mejor te parezca una paparuchada. Es un tema complicado, que debería importarnos a todos, porque mientras vos lees esto, en Argentina cada dos nacimientos hay un aborto y en consecuencia cada dos mujeres sometidas a esta práctica, una muere.

Para comenzar con este tema dejo en claro cuál es mi punto de vista: no estoy a favor del aborto y sin bien tengo ideales religiosos, los fundamentos van mucho más allá de ellos.

Mi alegato es el SÍ A LA VIDA y un “sí” no egoísta, pensando en un  ser indefenso como es un feto. Partamos del principio jurídico que considera a la persona como tal, desde la concepción en el seno materno. De hecho nuestro ordenamiento jurídico denomina a la misma “persona por nacer”, quien puede adquirir bienes desde ese momento, siempre condicionada a su nacimiento con vida. Éste es claramente el primero de mis argumentos, dado que se ve la protección del derecho a la bien llamada “persona por nacer” y sin entrar en detalles de teorías científicas sobre el momento de la fecundación, nuestro derecho considera a la persona por nacer aproximadamente desde el día número cuatro.

La Tesis que defiende el aborto lo hace con el mismo justificativo: el “sí a la vida”; un sí a la vida desde mi punto de vista egoísta, pensando sólo en el derecho a la libre disposición que tiene la mujer sobre su cuerpo, la cual puede evitar anticipadamente el embarazo. Sin ir más lejos hoy en día, hay diversas y difundidas campañas anticonceptivas: como el preservativo, las pastillas y la tan popular pastilla del día después, que si bien no es considerada una práctica abortiva por nuestro derecho, sí lo es por ideales religiosos como lo son todos los métodos anticonceptivos. Por lo cual reitero el  “no al aborto” no se basa en ideales religiosos. Sino en uno de los principales derechos humanos como lo es el DERECHO A LA VIDA, somos una Nación que hasta politizamos los derechos humanos y hoy debatimos para cometer el homicidio más aberrante a una persona indefensa, a una persona por nacer; eso no es más que una traición a la vida. Es como atacar a matar a una persona por la espalda, realmente de cobardes.

Para aquellos que piensan o realmente lo desconocen: el aborto está legislado en nuestro Código Penal dentro del título “Delitos contra la vida”, en el Artículo 86, el cual reza:

“Incurrirán en las penas establecidas en el artículo anterior y sufrirán, además, inhabilitación especial por doble tiempo que el de la condena, los médicos, cirujanos, parteras o farmacéuticos que abusaren de su ciencia o arte para causar el aborto o cooperaren a causarlo.

El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible:

1) si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios;

2) si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto.”

Ante esto deduzco que el nuestro, es uno de los países que mejor lo legisla.

Desde mi humilde opinión éstas son algunas de las infinitas ideas que se me ocurren para evitarlo:

1- Campañas de educación sexual, que partan desde las familias para así llegar a los más pequeños. Pero hablo de una verdadera educación, con personal capacitado, no de personas a las cuales les de vergüenza tocar el tema.

2- Campañas de educación en las escuelas, formando al personal docente

3- Campañas y publicidades de concientización para que todas y todos entiendan y aprendan a utilizar los métodos anticonceptivos.

Considero, que sólo soy una ciudadana preocupada pero sé que hay cientos de personas realmente capacitadas para ocuparse, generando muchas otras soluciones y así evitar el aborto. No en vano votamos cada cuatro años.

El lema de nuestro país es que “Todo es para todos”, entonces podríamos empezar a hablar más de: forros para todos, pastillas para todos, educación sexual para todos y dejar un poco de lado el fútbol, o los LCD para todos.

Concluyo humildemente con que el aborto es un homicidio, es una violación a los derechos humanos desde un punto de vista jurídico, religioso y social. NO AL ABORTO

NDR: Por problemas en el hosting (que en teoría ya están resueltos) se borraron todos los comentarios desde el Martes 15 de Noviembre de 2011 al Domingo 20 de Noviembre de de 2011. Un millón de disculpas a nuestros seguidores.

También podes leer:

Johnny la City está muy loca

El año pasado escribíamos:

Títulos del día bizarros

Compartí, no seas paco