Antes que nada quiero contarles que dude mucho si escribir o no esta nota por dos motivos, el primero es que no ha pasado mucho tiempo desde aquel suceso. El segundo es que yo fui solo un testigo, pero la verdadera víctima es una pariente directa de sangre y sinceramente tengo un poco de miedo de lo que pueda llegar a pasar luego de esto.

Era un día sábado onda 6 de la mañana, yo estaba en la casa de un amigo cuando me suena el celular, erala Sofi, estaba tan borracho que no me quería escrachar asique no atendí. Ante mi negativa el celular volvió a sonar insistentemente otras dos veces y a la tercera atendí:

– ¿Qué paso Sofi?

– Necesito que vengas, estoy sola en casa y se escuchan ruidos raros. Y la luz de la pieza de mi hermano esta prendida,  creo que me han entrado unos tipos a la casa, por favor venite.

– ¿Qué? Está bien, quédate ahí ya vamos para allá.

Fuimos como locos en el auto para ayudarla. Cuando llegamos le hago sonar el celu y ella sale de la casa llorando y me abraza. Estaba tiritando, nunca la había visto así. Vamos a ver qué pasa adentro le dije a mi amigo yla Sofidecía que esperáramos que podían estar armados. Yo estaba tan caliente por la situación que me mande de una.

En la casa de Sofi hay un living y un ventanal grande de donde se puede ver la habitación del hermano, que está separada del resto de la casa. El Juanjo hacía como dos meses que no vivía más ahí, por lo que actualmente esa habitación la usaban para guardas cosas.

De pronto entramos al living y nos encontramos que la luz estaba apagada, me volteo para ver ala Sofiy mientras lloraba me juraba que ella la había visto prendida y se escuchaban ruidos. Con mi amigo fuimos por unos cuchillos a la cocina y nos mandamos. Vamos por el patio y no escuchábamos nada, a medida que nos acercábamos el corazón me latía mas rápido y cada vez sentía más frió, de a poco sentía que mis músculos se iban poniendo tensos y mi respiración más superficial y acelerada. De pronto ya estábamos solo a unos pasos de la puerta y nos miramos con mi amigo como para juntar coraje,  respiramos, tomamos fuerzas, apretamos los cuchillos y abrimos la puerta despacio.

El cagaso que me pegue cuando se escuchó un ruido sordo y algo que se acercaba rápidamente hacia nosotros… era el “Toqui” el perro hijo de puta dela Sofi.

A pesar de que había sido el perro lo de las luces de la habitación aún no tenía explicación.La Sofisiguió muy perseguida y no sé si por sugestión o porque, pero también empezó a notar que pasaban cosas raras en su habitación. A veces llegaba  de la facu y sus sábanas estaban en el piso, o sus pinturas estaban revueltas. La cosa es que empezó a sentirse acosada por alguien, más bien por algo. Su casa ya no era la misma, algo la mantenía intranquila y se sentía todo el tiempo observada, con esa incomodidad en la nuca que se siente cuando alguien te está mirando de atrás.

Hasta acá, si bien estaba asustada, la iba llevando bien y sin contarnos nada, pero todo cambió una vez que ella se despertó a media noche y sintió que alguien estaba sentado a los pies de su cama. Ella no podía abrir los ojos por el miedo, pero sabía que algo estaba ahí, quieto, sin hacer nada, solo mirándola dormir. Cuando no aguanto más el pánico y se animó a salir corriendo, se destapó y al levantarse una sombra se desvaneció, y de pronto el aire se volvió más liviano y respirable.

Cuando me contaba, también me decía que había visto en internet  unos relatos de chicas que eran acosadas y hasta violadas por espíritus. Yo me mostré bastante escéptico y le dije que íbamos a ir con los chicos a pasar toda una noche a su casa para ver qué onda.  Fuimos un jueves por la noche, y a eso de las 3 de la mañana ya estábamos todos dormidos, nosotros en el living yla Sofien su cuarto. Cuando en un momento escuchamos el sonido de alguien corriendo descalzo y luego los gritos dela Sofi. Corremoshacia su habitación y cuando estamos por llegar la puerta, se cierra de golpe, nos empezamos  a asustar muchísimo yla Soficada vez gritaba más fuerte. Pateamos la puerta y entramos. Ella estaba en un rincón tiritando del miedo y la ventana estaba abierta, mi amigo se acercó a contenerla y yo me percaté que la luz de la habitación del hermano estaba prendida de nuevo.

Tenía miedo pero al mismo tiempo quería enfrentar lo que sea que estuviese perturbando ala Sofi, me mande corriendo por el jardín, los chicos me gritaban que no fuera, pero yo estaba enceguecido. En el interior se escuchaban ruidos de cosas cayéndose y yo pensaba que quizás eso de los espíritus que violaban chicas era cierto, y hasta recordé historias que me contaban de pibe, pensé tantas cosas en un segundo, ya no sabía si tenía miedo o no, pero sea lo que sea que este adentro quería descubrirlo.

El Toqui ladraba como con miedo lo que me perturbaba aún más. Junté coraje unos segundos, respiré profundo y me mande…al entrar descubrí con asombro lo que en realidad estaba pasando…

Descubrí que el “fantasma” que andaba acosando ala Sofien realidad era DJ MEMO.

También podes leer:
La naturaleza le dio la espalda, ahora habla con el Mendolotudo

El año pasado escribíamos:
La droga es para los cagones 

Compartí, no seas paco