¿Recibís muchos “no, salí de acá por favor qué espanto” cuando intentas levantarte a una chica en un boliche? ¿Las mujeres te esquivan cuando pasas a su lado? ¿O sos un winner que nunca sale solo del boliche? A partir de que leas esta nota vas a entender todo, vas a poder entrar en una de mis catergorías y encontrarte con otros más de tu misma especie para poder resolver problemas en reuniones de autoayuda.

¿Pensaron que había sólo 5 especies de hombres al levante? No no, imposible que con la inmensidad de seres humanos que habitan en este planeta sólo tengamos 5 que los caractericen. Luego de mi nota del sábado pasado comencé a investigar y a prestar más atención a los comportamientos de los machos. Descubrí cosas bastante interesantes y cuando pensaba que sólo me iba a encontrar con un par de especies más, en realidad me encontré con 6 más. Acá se las presento:

Poetus voladus
Es fumador de marihuana desde los 8 años o simplemente un colgado de la vida. No se sabe todavía como apareció en el boliche o si en realidad fue en forma intencionada. Quizás sólo haya sido un mecanismo evolutivo para  conseguir con quién aparearse. Nunca se acerca a su presa porque ésta lo asusta. En la mayoría de los casos es pintón, con esa onda bohemia que a muchas les gusta, pero de encare tiene cero al cuadrado. Es calladito, deambula por la zona y generalmente es más presa que cazador. Cuando toma alcohol y se desinhibe puede comenzar con una parla intensa sobre la luna y las cosas hermosas que ve (realmente o por hongos alucinógenos) convirtiéndose en el poeta de la noche. Se ha comprobado la existencia de la subespecie Rastus y la subespecie Gronchus pero aún no han conseguido diferenciarlas bien.

Directus algranus
Al igual que la entradora, es el de más posibilidades evolutivas. Raramente pide permiso para dar besos, simplemente los entrega como panfleto de feria americana. Se detecta por el beso clásico de película, con la chica sorprendida y con la cabeza casi en el suelo. Este tipo de actitud puede conseguir dos respuestas: o le plantan un cachetón onda novela o directamente las chiquillas se enganchan como sopapa y vamos nomás.

Piratus incognitus
Es el típico mentirosillo que va en búsqueda de amantes pero muy de incógnito. Suele esconderse en una manada de mujeres altas para no ser visto por las amigas de su novia (o esposa) o en algún rincón del lugar. Es como esas cucarachas que se encuentran detrás de cualquier rendija, saltea todos los obstáculos, se inmiscuye  y logra su objetivo delicadamente. Experto en el arte de la mentira, las engatusa haciéndose el pobrecito sufrido y en muchos casos ni se molesta en mentirles a sus presas y se remite a decir la verdad sobre su situación amorosa…aunque un poquito modificada. Suele tener dos teléfonos; uno de rutina y otro para estas ocasiones especiales.

Amigum enpatotus
No necesita mucha estrategia, porque tiene a una banda de amigos dispuestos a convencer a cualquier mujer que se le ponga entre ceja y ceja. No es muy bonito ni muy macho tampoco, por ello la necesidad del backup que tan bien le ha resultado con el transcurso de los años. Sin sus compis él no hubiera visto nunca una mujer de tan cerquita. Los amigos se acercan a la presa y tiran comentarios como “porqué no le das bola si es un santo” o “no sabes lo bueno que es como amigo, si me ha hecho de violinista mucho tiempo”. Y las mujeres muchas veces se hacen los ratones con estas historias cayendo como moscas a la cacona.

Copadus concarpus
El la disimula pero en realidad es el verdadero genio de la noche. Observa minuciosamente su alrededor y busca presas frustradas. Una vez que las encuentra, comienza con un chamullo totalmente opuesto al que las chicas acaban de fletar. Lo peor de su técnica, es que realmente cuenta con los recursos para conquistar porque es simpático, normal, sencillo y un remador. Dan ganas de mandarlo a volar como a los otros pero te termina convenciendo su actitud y de repente te encontrás con ganas de seguir hablando y bailando. Lo feo de esto, es que se corre el riesgo de que se canse rápido de presas fáciles, y cuando esté a punto de concretar el hecho se aburre y va hacia otra víctima.

Depresivus caraculicus
Es el que no hace nada porque no tiene ganas de salir y esta toda la noche con cara de potito. Le pone menos onda que la ola de una pileta de agua termal de jubilados, ni siquiera mueve los piesitos cuando suena la música. Obviamente no levanta ni una moneda de 5 centavos y cuando sale comenta con sus amigos: “che que mala suerte que tuvimos esta noche”. Boludo total. Pareja posible según sus características morfológicas y su charla, ya que de última puede llegar a encontrarse con otra aburrida de la noche.

Y aquí están los resultados de tan intensa investigación. Para cualquier otra especie que encuentren agréguenme a facebook o twitter y me la cuenta. 

También podes leer:
5 tipos de hombres a la hora del levante – Parte 1 

El año pasado escribíamos:
Un juego, un laberinto

Compartí, no seas paco