Introducción:

-¡Me importa un carajo que ese tipo esté todo el día debajo de mi escritorio usando mis rodillas de auriculares! Vos andá y hacele el reportaje en su casa!

-Inmediatamente, jefazo.

Llegando a la casa del maestro Fernet Basualdo, me iba preguntando para qué lado iba a salir este nuevo reportaje. Estaba nervioso, se sabe que es impredecible y caprichoso, que se hace el humilde para después impactar con una estocada mortal con su pluma afilada, que duerme pegadito a su pecho con un oso que tiene la cabeza de De la Puente, que no para nunca de acosar féminas y suele desnudarse en público, que….…estoy a la puerta de su casa. Pánico total.

Golpeo. Se abre la puerta y ahí está el sujeto, envuelto en una bata de seda roja, unas pantuflas de Bugs Bunny y una copa en la mano.

-Holis, pasá, te estaba esperando.

(Una voz chillona retumba desde el interior de la casa)-¿Quién es, Fernecitooo? ¡¡si es el sodero, pasale lo sifoneee!!-

-¡Vieja y lpmqlrp! ¡andá para adentro y no me rompás las pelotas, querés!… Disculpame, macho, el fanatismo no tiene edad (?)-

El living comedor es espacioso, con una rara estética de bibliotecario mezcla con punk, almohadones en el suelo, tótems indios, esculturas de yeso de mujeres desnudas en poses irreproducibles de dudoso gusto y una de fragmentos de plástico que me llamó la atención.

-¿Te gusta? Está hecha con pedazos rotos a mazazos de cd`s de los wachiturros, para no olvidarme quién soy cada vez que la veo.

-Eeeehhh…muy buena… maestro. ¿Empezamos con el reportaje?

-Dale. Sentate en los almohadones, el sillón lo tengo justo en la tintorería, tenias muchas manch…eeerrr, no viene al caso. Hola mi rey, mi chibirichichi, te presento a Zippo, le está haciendo un reportaje a tu papá.

Fernet le estaba hablando a su gato, un gato negro con manchas blancas muy atlético, parecían brillarle los ojos cada vez que le hablaba.

-Perdón, no los presenté, este es Wilson Mufasa Douglas Renzo Ramón Basualdo,  es el único gato al que amé y amo…Mira, entiende, te guiña el ojo. ¡¿No es genial?!

Lo que Fernet parecía no entender era que el gato tenía un tic que le hacía cerrar de un ojo a la vez, pero a él le gustaba creer que el gato le hacía guiños

1) -Maestro: cuente los motivos que lo llevaron a escribir en el Mendo, o mejor : dígame los motivos por los que el Mendo merece que Ud le escriba.

-No te voy a mentir, me caracterizo por tener mucha confianza con gente que conozco poco. Estaba loco por la Capitana, fuera quien fuese la leía y tenía sentimientos encontrados sobre cómo defenestraba a los hombres y a la vez demostrar que era una mina con ovarios bien puestos como para plantarse frente a una sociedad machista.

Así que me torné como una película en al que yo soy el villano archi-némesis que esta enamorado de ella en secreto pero la caga a trompadas para no ser menos macho y que de algún modo le de bola.

También el Mendo estaba plagado de minas, esa es una respuesta válida a tu pregunta. Faltaba uno que viniera a poner los tantos para como conducirse un hombre en la vida. Y de paso, por ahí tiraba una tanza y si agarraba, agarraba.

Me desperté una mañana con la voz de mi conciencia pidiendo a gritos que compartiera esta sabiduría que me ahondaba, este mar de conocimientos que es mi haber. Y yo soy más de gritar, y no de que me griten, pero de todas maneras me pareció un pedido sensato y me puse a escribir.

-¿Querés un tecito?

  Bueno dale…

2)-¿Qué es el éxito? ¿Y cómo lo consigo? Metele que estoy ansioso con esta.

El éxito es lo que nos diferencia de los animales. Pero es efímero, como todo. Date cuenta que las cosas infinitas – tiempo y espacio- son las que siempre nos faltan.
Entendés?

-Si, pero…el éxito…

-¿Te sirvo un tecito?

-Bueno dale…

3)-Usted suele ahorrar en estatura física, la mayor parte de las veces. También se sabe que le gusta el rugby. En qué medida influye esto en su obra?

En muchos menesteres, mi puesto debería ser de aguatero. Pero mi actitud siempre fue la de un pilar topeteador. Abriéndome paso entre las letras y los conocimientos.  La guinda era el conocimiento que  yo debía llevar hacia el ingoal contrario representado por la inmortalidad física y la marca que deja uno después de muerto.

4)-El té que me sirvió, con qué carajo lo hizo? parece colado con una media de Robinson Crusoe, me dio náuseas. ¡Ptuuuaaaajjj! ¡¿Que es esto Basualdo?!

-Un tecito de patchuli con cardamomo, una receta secreta de la tribu de los tarambanas..pasé mes y medio con ellos buceando entre las profundidades de la sexualidad pura.

 –Tiene un sabor a poronga que da espanto.

-Y claro, es semen de perro chiguagüeño..el mas fértil de todos los chocos.

5)- Sabiendo que Ud bebe de la fuente de la sicología humana y de los especímenes nocturnos que pululan ¿qué se puede esperar de una salida nocturna con Ud?

-Ni yo sé que esperar de una salida conmigo, el otro día me junté a jugar a póker con gente del laburo y desperté en una carpa haciendo vivac en la base del Plata con un enano ruso.

6)-¿Como tiene que ser su pareja ideal? ¿Y Que línea suele utilizar para encarar una mina?

-Y…primero que nada, tiene que ser incapaz de llamar a la policía.

Y normalmente suelo utilizar una línea….una línea de merca más grande que la ruta 7… jejejeje no, mentira, nunca usé drogas ni lo volvería a hacer.

La cosa es que no es lo que decis…si no CÓMO lo decís… yo suelo hablar de cualquier cosa pero con un tono seductor…del tipo ”blablablabla…y de esa manera es que Activia ayuda al movimiento gastrointestinal y elimina el transito lento…  o ”blablabla y así es como elegí Ariel”, o ”blabla bla..la cosa es que si vas a hacer un asado calculá medio kg de carne por persona..”

7)-¿Eso le da valor? Lo de utilizar una línea, digo.

-No, es sólo que me gustan las minas de pelo violeta flúo y con orejas de koala y plumas, pero no hay en la vida real.

8)-¿Cuales fueron las palabras más lindas que escuchaste en tu vida?

-y…tengo 2 en la cabeza… una es ”amor, el evatest dio negativo” , y la otra es ”amor, yo me voy a laburar ,se queda mi hermana la Peque… ¿no tenés drama?”

9)-¿Y las más feas?

-Juli tiene herpes genitales…

En ese momento, el nauseabundo té que me había ofrecido empezó a hacer efecto en mis intestinos, que jugaban al tetris en mi panza. Abochornado , saludé apuradamente al maestro y gané la calle a los tropezones, atropellando en la pasada a la madre que venía con otra taza del famoso brebaje inmundo. Llegando a la parada del colectivo, corriendo con el esfínter anudado y rezando a San Bomur, me di cuenta que no tenía crédito en la Red Bus. Y como era de esperarse, llegué segundo.

Entrevistado:

También podes leer:
Reportaggio a Vicario

El año pasado escribíamos:
Los quince de Eros: Ismael Serrano

Compartí, no seas paco