Hace unos meses dos diputados kirchneristas, Jorge Yoma y Diana Conti, presentaron un proyecto para reformar el código electoral y se permita votar voluntariamente a partir de los 16 años. Ahora es la senadora de la nación Elena Corregido (Frente para la victoria – Chaco) y su compañero de bancada Aníbal Fernández (Frente para la victoria – Buenos Aires) quienes vuelven a presentar el mismo proyecto.

Según ellos ha habido una evolución en el pasado al disminuir la edad de voto de 25 a 18 años y ya es hora de una nueva evolución, bajándola a 16 años. También aseguran que el 40% de los jóvenes están de acuerdo, contra un 20% que dijo que necesitaría más información. Diarios oficialistas omiten comentar que de esta encuesta hay un 40% que no está de acuerdo.

En los fundamentos del proyecto se afirma que “Brasil, Nicaragua, Cuba y Ecuador han consagrado el derecho de voto a partir de los 16 años y que se promovieron propuestas en este sentido en otros países de América latina”. Cierto que (salvo Brasil) las elecciones son un ejemplo en esos países…

Según argumentó el legislador, “hoy los jóvenes de 16 años poseen un nivel de información que los habilita ampliamente para poder formar su opinión”, no saben que pasó un 9 de Julio o un 25 de Mayo, pero él sostiene que saben. Sus motivos son que “han sido más permeables a la incorporación del uso de Internet y de los servicios que ésta proporciona”, como si esto los llevase a estudiar política o historia.

Sostuvo que el crecimiento del desempleo y de la pobreza en la Argentina (acrecentado descomunalmente en la época menemista donde este personaje jugaba “en primera”) “empujó a los más jóvenes a proveer de sustento a sus familias e insertarse tempranamente en la realidad laboral” y eso los hizo “interesarse por debates vinculados a las decisiones en materia política y económica que toman los gobernantes”. Yo solamente los veo bailar Wachiturros.

Con estos escasos párrafos explicativos, copiados, modificados y pegados de Internet, se podrán dar cuenta de mi opinión. Creo que un “infante” de 16 años no puede votar en Argentina. Y no por ningunearlo o menospreciarlo, sino porque no hace mucho que he tenido esa edad. ¡Y vamos a lo que es muchachos! No seamos hipócritas, a esa edad solo pensas en minas, joda, baile y soñas con los 18 para poder sacarte el carnet. No digo que no existan jóvenes comprometidos, que les guste estudiar e investigar sobre política, economía e historia, que cuenten con una base sólida para votar, pero ¡si no lo hace un peludo de 25 como pretenden que lo haga un imberbe de 16!

Me imagino pendejitos corriendo a votar por Cristina con la fracesita “la Cristina me dio la netbu’ por eso la voto” como cuando en los 90 los ignorantes se mandaban “con el Carlo’ me compré el primer televisor”… ¡es lo mismo!

Creo que ni siquiera un pibe de 18 está preparado para votar, porque no hay compromiso político ni social, no hay cultura política, reina el desinterés sobre estos temas y la ignorancia absoluta.

Pero… esta es mi opinión personal, pienso que es una canallada, que es una jugarreta sucia como tantas otras. Y ustedes… ¿Qué opinan?

Fuente de la imagen: fotosdigitalesgratis.com

También podes leer:
¡Cumplile el sueño al Dr. Bomur!

El año pasado escribíamos:
“Sos un salame, que pan dulce y otros insultos gastronómicos”

Compartí, no seas paco