Sé que si sos mujer el título de por si ya es chocante, ni hablar de la sensación de tener un ají en el culo que sentiste si sos de Las Heras, pero quiero usar las primeras líneas de este párrafo para excusarme y aclararles algo, si se van a enojar no lo hagan solo conmigo, si no háganlo con cada hombre de Mendoza, porque yo no estoy inventando nada.

Como segunda salvedad, quiero decirles que soy yo, Bomur. Para esta semana el rata había escrito una nota mas pedorra que de costumbre así que decidí escribir esto haciéndome pasar por el para no recibir las puteadas ni ser eliminado por cada fémina lasherina. Sin más vuelterío pasamos a la nota en cuestión.

Sabido es desde hace décadas, que cuando un joven está en busca de los placeres que el sexo opuesto ofrece, hay un camino fácil, un atajo, una suerte de escalera mecánica que sola, solita te lleva directo al sexo: “Las Heras”. Quizás sea mala fama o tal ves sea cierto, a lo mejor se respira algún polvo afrodisíaco en el vecino departamento, pero paso a exponer que cosas hacen que esto sea un mito y que cosa lo hace real.

REALIDAD

¿Se acuerdan de ella no? Jejeje, si te habrás violado rollos de papel higiénico pensando en ella, ¡travieso! Fíjense, la representante, quien lleva el estandarte de Las Heras es nada menos que la nombradísima “Reina Hot”. Este año postularon a la mas hermosa e inteligente rubia para levantar el target, pero vamos, no funcionó. Un paso en negativo para las que desean que esto sea un mito. Conclusión, REALIDAD.

MITO

Mis experiencias personales me llevan a inclinar la balanza por aquellas que dicen que esto es una gran mentira. La posta es que yo, cuando voy al boliche en lugar de hacer la re contra quemada pregunta: “¿Cómo te llamas?” yo me salto a la segunda que probablemente sea mas chota pero mas estratégica: “¿De dónde sos?”. Cuando me responden: “Ay, soy de Las Heras” ahí me mando de una, pero la verdad que son todas re señoritas, es más nunca me han repetido una escusa me han dicho: “No sos mi tipo”, “No sos humano”, “Tengo que ir al baño por unas horas”, “Tengo pija”, “Me llamo Juan Carlos”, “Mi nombre es Sam” y miles de escusas más, por lo que en esta la balanza se inclina por…MITO.

REALIDAD

Para este argumento me remito a las pruebas, hace unos días uno de los diarios online más leídos e la provincia hacía esta encuesta y el voto de la gente se hizo escuchar. El pueblo dice una sola palabra, REALIDAD.

MITO

Vamos, mendocinos, seamos realistas en Mendoza no existen las trolas trolas. Si quieren putas en serio vayan a darse una vuelta por Buenos Aires, ahí si que hay tilleras bien putonas que no les alcanzas a decir hola y ya te están soplando la manivela. Ni siquiera las prostis de la provincia atinan, recuerdo el relato de un amigo que le paso $150 mangos los 20 minutos a una loca y cuando le estaba sacando el corpiño la mina le dijo: “No sé, creo que estamos yendo demasiado rápido”. Posta, si vos sos lasherina y te sentís la primera puta del mundo, tranquila, en Mendoza eso es un gran MITO. Aunque si puede que tengan la mente un poco mas abierta.

REALIDAD

Para demostrar una realidad nada mejor que remitirme a los hechos, en este caso me fui a una gran fuente de sabiduría, la más grande, la histórica e inigualable dueña de la noche y de los boliches, nada más y nada menos que Capitana Sparrow. Según lo que ella dice todas las Mendocinas estarían faltas de miembros viriles masculinos, o sea REALIDAD.

MITO

Si son todas unas putas al menos un video en la red tiene que haber, así que me tomé los últimos 3 meses viendo videos porno y apretando “next” luego de cada video, pero a pesar de invertir miles y miles de horas no encontré a ninguna lasherina. Eso sí, les recomiendo un nombre Faye Valentine, no se van a arrepentir. Ah me olvidaba, puesto a que no hay videos de lasherinas en la red esto es un MITO.

Más allá de estos argumentos existe una realidad que divide al departamento en dos, existen las lasherindias y las lasherinas. La diferencia entre una y otra es la altura del rodete, el ancho de las cejas y que tanto flúor llevan en su ropa. Según mis observaciones en boliches las más ligeras son las mencionadas en segundo lugar, pero solo se acuestan con chicos de su especie, entiéndase como tener aros en lugares insospechables del rostro y usar zapatillas gigantes.

Tanto análisis me ha dado hambre y aún no encuentro una respuesta ¿Para ustedes es mito o realidad?

También podes leer: 
Las noticias más llamativas luego del 8N

El año pasado escribíamos:
Teoría del derrame y otros yuyos

Compartí, no seas paco