El 2013 llegó con sorpresas para la familia Ordoñez, quienes son una familia normal, de clase social acomodada, lo que significa que hay un gordo que mantiene a una mujer con tetas hechas y también al hijo que tuvo con otra pareja.

Comenzado el mes de Enero, Astor (Jefe de la familia) se fumó la noticia de que tendría que pagar un sueldo más, ya que se había incorporado un jardinero, la sorpresa fue cuando vio que ese jardinero caminaba en cuatro patas y tenía una jabalina atravesándole la zona de los genitales. Nada menos que un burro podando sus flores. Pero mejor es que veamos su testimonio.

-Al principio me vi un poco escéptico respecto de las capacidades del animal para realizar la labor, pero me cerró la  boca con hechos. Habían unos malvones que se habían secado y él logro que volvieran a verse saludables, además podó la ligustrina con formas graciosas. Ahora me cae simpático.

-Estaba chateando un día en Facebook y andaba medio histérica, hasta que un vago me dio un consejo: “Andá a hacértela plantar por un burro”. Mi vida ha cambiado para siempre…

Sabe muchísimo de cine, de historia y es romántico, lo de la jardinería es un invento mío, trato de regar las plantas para que mi marido se coma el chamuyo.

Pero no sabés, es divino con los chicos, juegan día y noche…

-Además le gustan las mismas novelas que a mí, cuando mi marido se va durante la siesta aprovechamos para verlas en el sillón…

-Ah, a quién quiero engañar, no lo soporto, tiene un olor espantoso y no modula bien…pero tiene un calce…¡off! No me hagas acordar que me pongo loca…si fuera un hombre, canzaría como 50 y si la ley de la “L” fuera real este tendría el índice de medio metro.

-Cuando lo conocí le pregunté a mamá que era eso y ella me dijo: “es un burro hijo”. Si ese es un burro me imagino la garcha que debe tener papá que es Arquitecto.

Igual me cae bien, jugamos todo el día. Mañana es el cumple de mi papi y se le ocurrió que le regalaramos un retrato.

-¡Oink oink oink! (eeee era un burro que hacía como cerdito, jajaja)

También podés leer:
Mi primera y más traumática paja

El año pasado escribíamos:
Mamá en apuros

Compartí, no seas paco