Estimados soldados contra el avance maléfico de Belcebú, luego de que con el Reverendo Hernán Diego Pedriel escucháramos con fervor nuestra banda “La pandilla de J.C”, hicimos una nueva reflexión sobre ciertas acciones que el Reverendo H.D.P dio a conocer como “Pecados Troyanos” (Leer este Post).

Anteriormente publicamos una pequeña lista de acciones cotidianas de las que tenemos que tener mucho cuidado ya que son pecados ocultos de los que muchos católicos no tenían conocimiento. Agregamos a la lista los siguientes pecados que pasan por desapercibidos en la vida cotidiana:

Masturbación: “No mataras” dice el Mandamiento, Masturbarse es un asesinato en masa. La mentira científica dice que esta práctica es perfectamente saludable y que socialmente se ve más aceptada que antes. Pero no. Esto equivale a matar a millones de personas que podrían ser católicos. Un espermatozoide es una vida que se verá desperdiciada por motivos que no tienen nada que ver ni con Dios ni con el Papa.

Aliviarse cuando “se hace del 2”: Nos pasa a veces que cuando expulsamos los desechos sentimos una especie de alivio o placer, eso es el accionar de satanás… no hay nada de lindo en hacer la cochinada entonces no deberíamos sentir eso, es aparte un paso a experimentar la homosexualidad atea y la sodomía satanista. Recomendamos tener una estampa del Papa Francisco en la mano cuando entramos al baño o azotarse mientras se evacúa el material.

Leer el horóscopo: Eso es magia negra. Es malo.

Comer: La gula es un pecado capital. No debemos disfrutar de comer, recomendamos echar aserrín a la comida o ceniza de pucho y si es posible, solo comer ostias.

Perfumarse: ¿Para qué? ¿Para seducir? un verdadero varón católico no necesita de esas cosas para encontrar la pareja que Dios le tiene reservada. El aroma natural demuestra lo católico que uno es.

Dormir: Dormir quita tiempo de oración, es católicamente correcto dormir después de al menos 8 horas de oración y no dormir más de 2 horas. O bien, tomar turnos con tu pareja para despertarse y orar uno por el otro.

Usar Internet para motivos no católicos: El Internet está lleno de porno y metal pesado rockero. Uno solo debe ingresar a páginas católicas o de cosas que tengan que ver con el Papa. Se recomienda tener un filtro anti Porno. El diablo se esconde detrás de cada click.

Hacer de cuenta que uno es baterista y golpear la mesa con dos lapiceras: Si pensabas que esto era normal, te equivocas. Los bateristas son muy satánicos, bateristas como Mike Portnoy, Lars Ulrich, Bruce Dickinson y Luciano Pereyra empezaron así.

Hermanos, se me agota el tiempo y tengo que empezar rezar para irme a dormir católicamente. Más adelante ampliaré esta lista creada por el magnífico Reverendo.

¡UN ABRAZO CATÓLICO!

También podes leer:
Pecados Troyanos

El año pasado escribíamos:
La raíz de mis problemas escatológicos

Compartí, no seas paco