Volví, y en Asia aprendí muchas cosas que no las voy a compartir porque indudablemente ustedes no están preparados para tal sabiduría.

  • El hijo hombre siempre supera la altura de la madre.
  • Todo fascista es borracho e infiel.
  • Los buenos concilian el sueño, pero los malos disfrutan más de las horas de desvelo.
  • Cuando subas al trole seguramente notarás lo siguiente: los primeros asientos van ocupados por la delegación del pami, en el medio las minas ricas y en la parte de atrás los pendejos que van a la escuela, tirando la piolita del timbre una y otra vez.
  • A las pelirrojas les gusta que le acaben en el cuello.
  • Si caés en cana, seguramente serás golpeado, cagarás en bolsa y te robarán la vianda. Es ley.
  • Las maestras de primaria, pasado los cincuenta años, tienen aliento a naftalina y los pendejos no le dan ni media bolilla.
  • Los hombres exitosos trabajan en los noticieros o conducen cualquier pelotudés que le larguen al aire, sino mírenme a mí.
  • En todas las paradas del trole que va de Las Heras a Godoy Cruz hay un pelagato esperando subirse. Posta.
  • En el centro de Mendoza, hay más cuidacoches e inspectores de tránsito que cagadas de paloma en la plaza San Martín, eso si.. si te afanan el stereo no hay ningún municipal que les saque multa. ¡¡Ninguno!!

 

Compartí, no seas paco