Todas tenemos nuestros momentos incómodos a la hora del garche, obvio que no par todas son los mismos, pero hablando con amigas, me di cuenta de cuáles son los más comunes… y  que no solo me pasan a mí.

EL PETE: hombressss, mis amores, sabemos que les encanta que se las chupemos, y no voy a decir a que nosotras no nos gusta, peeeero… tengan en cuenta que nos estamos metiendo un troncho en la boca, y llega un punto en que la japi la tenemos en el esófago y eso causa nauseas. Todo bien con chupárselas, pero en ese momento si la están metiendo hasta fondo y nosotras estamos como focas haciendo ruidos extraños y ahogándonos con el churro de carne aflojen un poco y retírenla.

Otro temita son los huevos, esos mellizitos que a varias les dan asquito y otras por poco se los llevan en la boca desde el telo hasta sus casas. Tengan la delicadeza de limpiarlos bien si pretenden que sean chupados y, mínimamente puede despejar el matorral de hierbas negras.

SEXO ORAL EN LA MUJER: no sé porque, pero todos los hombres se creen expertos chupadores y lamedores de vaginas, cuando en realidad la mayoría don un desastre. Muchachos, tienen que ser delicados, hacernos sentir bien, llenarnos de placer, y no comernos la cajeta con los dientes y hacernos sufrir como condenada. La clave está en el clítoris. También sepan perdonarnos cuando les dejamos el pitito hecho mierda con nuestros dientes. Todo es cuestión de práctica y tiempo.

EL DESNUDO: hablando con las chicas, llegamos a la conclusión de que a todas nos avergüenza un poco el momento de sacarnos la ropa, obvio que siempre están esas minas que sacan la perra de adentro y en dos segundo se quedaron en pelotas por completo, no sé cómo, ni porque pero las admiro. Lo cierto es que a otras nos cuesta bastante, ya sea por los rollos, la celulitis, el culo de vieja mal cogida de 69 años que tenemos, o porque mis tetas crecieron para dentro. Y la verdad es que a la mayoría de los hombres les chupa un huevo el cuerpo en ese momento, asique ladys, no se preocupen y la próxima las quiero en pelotas a todas en menos de un minuto.

LA COLA: toda queremos sexo salvaje y desenfrenado, nos encanta el 69, que no las pongan a todo momento, intentar poses y demás, pero la cosa se complica cuando el pibe pide culo. Vos como toda señorita, y buena frígida que sos, le decís, no mi amor, el culito no se entrega, es todo mío. Consejos chicas, ¡entreguen! Al principio sí que se yo es bastante jodido, y el que disfruta es él, nada mas, pero después de la tercera o cuarta vez, vas a entregar el orto hasta al albañil que te grita “mamita” en la calle. Es así, te volves toda una putita en la cama y nada te para. ¿Porque será? no lo sé.

SEXO EN ESOS DIAS: algo que particularmente me jode es que te quieran garchar cuando estas indispuesta. El pibe insiste, insiste, insiste y sigueeee insistiendo y vos ya no sabes cómo concha hacerle entender que no queres. Hermano ¿posta te gusta mojar el pancito? se que a mucho les gusta pero a mí me desagrada. Después de que le dejaste en claro que estas con unos dolores tremendos de ovarios, tenes las cataratas del Iguazú en tu zorra y que tu estado de humor es pésimo, y el muchacho te entendió, podes hacerle un petesin, nunca viene mal. Pero entiendan muchachos que es algo súper incomodo coger así.

Quiero agregar, como ya dije en otra de las notas, la falta de cariño que tienen los hombres después de que te la ponen, y como ya me explicaron que es algo psicológico y físico, están perdonados chicos.

En fin son varias las cosas que nos acomplejan a las chicas, que nos ponen incomodas y que nos hacen inseguras. Pero tranqui muchachas, déjense llevar por la japi del chiquitín que tienen con ustedes y la perra sale de adentro. Olvídense del mundo y disfruten de ese momento.

Escrito por Señorita Despecho para la sección:

Compartí, no seas paco