Buenos días, tardes, mañanas o el momento que sea. Soy Milo Oliveira para los que me conocen y para los que no también. Generalmente hago notas de otro estilo, más poéticas o cuentos de ficción, notas medias trolas… para variar, hoy decidí cambiar un poquito y enseñarles a ser o a identificar a los verdaderos hijos de puta que hay en esta vida. Es probable que te los hayas cruzado en el bondi, en la facu, en el telo, en el boliche y hasta en tu casa. Acá les van un par de ejemplos:

  • El verdadero hijo de puta no se chamuya a las amigas de su novia, se chamuya a las hermanas y si puede también a la suegra. Y en caso de que se chamuye a las amigas de su novia, no solo las encara a ellas y se las garcha (porque es terrible ganador) sino que también se come a las hermanas de las amigas y a las novias de los hermanos de las amigas.
  • El verdadero hijo de puta no te dice “no sos vos, soy yo” este culiado te dice “sos vos, pedazo de perra, siempre me trataste mal”, queda como víctima, te da vuelta las cosas y se va a la casa de tu amiga a culiar.
  • El verdadero hijo del mal no discrimina gordas, flacas, caretas, turras. Este conchudo las caga a todas por igual. Porque cualquier mina es un buen objetivo para forrear y extender su reino del mal.
  • Este magnate de la parla se mete en un grupo de amigas como un germen, se las voltea a todas, les rompe el corazón a todas (ehh se creyeron que iba a decir otra cosa)… el orto también y no se hace cargo de los posible embarazos en el camino.
  • El verdadero hijo de puta no solo se mete con las novias de los amigos, sino que también con las hermanas y las primas, y si puede la madre; y es tan forro que se encarga de sacarse fotos y mostrárselas a todo el grupo de amigos en el asado haciendo un bullying devastador. El amigo en cuestión llora desconsoladamente y el hijo de puta le pasa la bombacha trofeo para que se limpie los mocos.
  • El hijo de perra no te manda un mensaje o whatsapp a las 6 de la mañana borracho diciéndote que te extraña, que te quiere, que no puede vivir sin vos. El puto amo del chamuyo te llama y te dice que no te quiere ni mierda que te busca en 5 minutos para coger. En el auto. En el parque. Te hace comprar los forros.
  • El winner nato sale con una mina con 50 mangos en el bolsillo, va al cine, come pochoclo, cena y va al telo. El poronga nunca en la reputísima vida paga nada y en caso de que llegue a pagar algo te lo refriega en la cara toda la noche haciéndote sentir como el orto.
  • El “temor de las mujeres” no te manda en taxi a tu casa, te dice que te volvas en bondi y encima no encuentra monedas para prestarte (mentira, si tiene, pero no te las quiere dar porque le da paja levantarse). Se queda en la cama y te tiene que abrir la puerta el padre o la madre y si tenés suerte la empleada.
  • El hijo de re mil puta hace que su novia y las que se mueve se hagan amigas, solamente para ver su cara de decepcion cuando se enteren del pedazo de bestia con el que están.
  • El verdadero hijo de puta se es un lobo disfrazado de cordero, se viste muy bien, bien perfumado, siempre presentable. Pero a la hora de los bifes tiene un slip agujereado.

Si sos mujer hay un 15% de posibilidades de que conozcas a alguno y un 85% de que conozcas a más de uno, así que vayan acostumbrándose, seguro que es una máquina sexual. Como inteligentemente dice Mia Crucett “Ya fue. Culiatelo hasta que te rompa el corazón”

 

Cualquier hecho o semejanza con la realidad es pura coincidencia

Compartí, no seas paco