Después de meses de sufrir como chota por amor, hace 30 días atrás me levante distinta, no sé si fue el exceso de vodka, o si los cuatro pibes que me garche fuertemente en la vip del boliche me ayudaron a darme cuenta que valgo más de lo que pienso.

La cuestión es que fui de esas pelotudas que se encariñan rápido con el pibe, que dan todo, y que no reciben nada. De esas que viven a la espera de un mensaje que nunca llega, de las que terminan llorando en un boliche porque vio al flaco un poco más, pernoctando con una mina. Fui de las que buscaban coincidir con él en todas partes. Fui una flaca con la mala suerte de muchas otras… enamorarse de un muchacho que no sentía lo mismo por mí, y que es peor, jugaba con eso.

Supongo que mucho de los que lean esta nota se van a sentir identificados en alguna parte, y les digo algo, ¡nadie muere de amor! La clave está en parar un minuto y pensar que es lo mejor para vos, que es lo que te mereces y que es lo que necesitas y queres. Al principio es difícil, los primeros días son los peores, lo eliminas de wsp, lo volves a agregar, lo eliminas de facebook, y después de dos horas estas en el face de tu amiga revisándole su muro.

Seguramente bajas la guardia y le hablas, lo buscas, no importa… seguí a delante, vas a ver que cuando pasa el tiempo, te abrís a conocer gente nueva, y pensas en otras cosas, te olvidas. Y de a poco, todos los días lo vas queriendo un poco menos, lo vas pensando un poco menos. Hasta que llega el día en que te paras un minuto a pensar y te das cuenta que ya paso 1 mes, y decís “¿cómo puede ser?” Y si, hace un mes no pensas en él, ¡y te juro que es la sensación más linda del mundo! Y te hace sentir muy bien, saber que seguiste, y que esta vez, pensaste más en vos que en otra persona.

Así que si perteneces a ese grupo de chotas, deja de mendigar amor, salí a comerte el mundo, y te juro que todo vuelve. Esa persona que te hizo sentir mal algún día se va a dar cuenta del bombonazo que tuvo y no supo aprovechar.

Igual… fue un placer que me rompiera el corazón, sin duda lo haría de nuevo.

No, mentira.

Compartí, no seas paco