A veces en vida se da cuenta que hay cosas más importantes que la vida misma, hay sensaciones y recuerdos que trascienden e inmortalizan momentos…

Un momento puede ser eterno y la eternidad puede durar un momento. Entonces recordemos con alegría y tengamos más sensaciones diarias que cotidianas. Dejemos de estar sentados en nuestras casas viviendo momentos repetibles día a día.

Podemos hacer tantas cosas en una hora, tantas risas en un minuto. Es difícil a veces comparar lo que hicimos en un viaje de un mes con lo que hacemos los otros once meses en el año. Entonces me pregunto ¿porque tenemos que estar limitados a sentirnos vivos una parte del año?¿Porque no podemos vivir como queremos la mayoría del tiempo? Y nos enroscamos en charlas sobre el sistema que está equivocado y sobre la mar en coche, pero los que en realidad estamos equivocados somos nosotros limitados por una mente incubada en una cuna sistémica de marcas, publicidades y enseñanzas retrogradas.

Saben que soy joven, pero aun así pienso ser padre, me encantaría serlo, voy a amar a mi hijo como a nada en el mundo. Voy a tratar de evitar los errores que mis padres tuvieron y potenciar las virtudes que si me brindaron, voy a enseñarle a vivir para ser feliz no a vivir para obtener dinero. Propongo que cambiemos la forma de pensar y no nos quedemos con que está bien lo que hemos aprendido porque verdaderamente me parece que no está bien, casi nada de lo que la masa nos muestra está completamente en lo cierto.

Llenémonos de experiencias, admiremos los colores, las viviendas, las guitarras, los paisajes, los días grises, los atardeceres, una buena melodía, un amanecer, las hojas de los árboles, los perros, las plantas, los mamíferos, las mujeres, los hombres, los insectos… apreciemos todo, porque es demasiado hermoso y perfecto. Seguimos enroscados en problemas triviales que tienen que ver con necesidades planteadas por el sistema.

Apasionémonos con un libro, no tengamos miedo de amar, no sintamos el tabú de esa palabra, amemos y entreguemos amor, hagamos el amor, digamos “te amo”más seguido…
Un momento puede durar una eternidad y una eternidad puede durar un momento. Un día de nuestra vida puede ser demasiado importante, abramos los ojos y saquémonos los lentes que tenemos puestos, miremos alrededor y sintamos que verdaderamente vale la pena estar vivos.

Compartí, no seas paco