Decepcionante.

Esta es la palabra que resume el estado de ánimo de Micaela de Godoy Cruz, quién luego de escuchar las declaraciones musicales de Enrique Iglesias se habría ilusionado de sobre manera por todo lo que prometía en esas líneas.

“Todo comenzó cuando mi celular sonó y al atender estaba él, Enrique Iglesias diciéndome cosas muy dulces. Comenzó diciéndome que cuando me mira se le corta la respiración y que cuando yo lo miraba se le subía el corazón. Yo creí que estaba exagerando, pero después me dijo que mi mirada en silencio dice mil palabras. Que se yo, todo muy loco” comenta Micaela, con sus ultimas tres del documento 921.

“Realmente yo no me quería ilusionar, pero yo le creía lo que me decía, porque mi mamá y mi papá dicen que soy la más linda del universo. Más allá de eso, hasta ahí eran solo piropos, pero después vino la propuesta del Quique. Me dijo que quería estar conmigo, vivir conmigo y bailar conmigo. Y yo ahí ya no supe que hacer. Corté y de toque pedí turno en la depiladora. El tema que esto pasó hace dos meses y ya empiezo a decepcionarme porque quizás solo fui una más para ese tipo.”

Abrumadoras declaraciones de Micaela, mientras se comía una docena completa de sacramentos con jamón y queso.

Al parecer no es la primera vez que Enrique Iglesias es acusado de ilusionar a pobres e indefensas criaturas.

Hace 6 años Margarita del barrio Lihué afirma que este cantante le había dicho que nunca la olvidará, y cuando se lo cruzó en un recital, él la desconoció afirmando que jamás la había visto antes.

“Me dijo que nunca me olvidará, que nunca me olvidará… ¡y se olvidó!”

Hace 10 años Raquel de Maipú reconoce haber recibido de parte de Iglesia que lo de ellos fue una experiencia religiosa. A los pocos días se enteró que el forro era agnóstico.

“Es casi una experiencia religiosa, decía que resucitaba su lo tocaba, y nada, él es agnóstico.”

Realmente una decepción como persona este gallego que no puede mantener su palabra hacia nuestras mendocinas, sus mendocinas.

Compartí, no seas paco