Hay cosas que como hombre, siempre me encantaron ver en la personalidad de una mina, más allá del lugar que ocupara en mi vida (interés romántico, amiga, conocida, etc.)

He tenido la suerte de haber conocido demasiados “personajes”  femeninos, y hoy, si me lo permiten (y no me putean demasiado después) voy a contarles que es lo que me encanta ver de estas personas.

Antes de empezar les dejo un pensamiento que salto hablando con un amigo el otro día y me parece bastante cierto.

“Fíjate la diferencia. Un día conoces y hablas con una mina riquísima que te deja babeando el piso y a las 2 semanas, como mucho un mes que pasas sin verla, seguro ya te olvidaste  de su nombre. Ahora, conoces a una mina que es un personaje y le das charla…  te la podes llegar a acordar toda la vida con nombre y apellido por el momento que te hizo pasar”

Si es verdad o no, se los dejo a su criterio. (También podes ser un personaje y ser linda, no es excluyente)

Que me encanta ver en una mina (y creo que la hace un personaje):

QUE HAGA LA SUYA

Le doy un aplauso a la mina que no sigue la misma línea de conducta que todas las demás. Y hace lo que le pinta con su vida.

Simplemente eso. Si a ella no le pinta ir a bailar a “tal lugar de moda” no lo hace. Si una mañana le pinta hacerse rastas, a la tarde se las está haciendo. Si quiere ir al rio, te manda un wazzap a las 10 y 30 el sábado para decirte que te levantes porque en 15 te pasa a buscar.

Una mina así, espontanea, que te puede salir con cualquier cosa cualquier día, y que le chupa un huevo lo que le digan, no es una loca. Es una genia.

QUE NO LE IMPORTE SER MACHONA DE VEZ EN CUANDO

Otra que se merece una ovación parada es a la que no le molesta liberar el camionero que lleva adentro de vez en cuando.

La típica que cuando está entre amigos, putea, grita, discute y no le calienta nada. Y después cuando está en una situación más formal es la dama más educada y frágil de todo el lugar.

Es machona, pero no macho. Ojo.

Es decir, que no te va a poder decir quién fue el wing derecho del Huracán campeón del 73, pero si la llevas a la cancha, va a liberar al albañil y te va putear el doble que el gordo más diabético de la barrabrava.

Tengo incluso el agrado de decir que tengo amigas que juegan al futbol todas las semanas y te pueden hacer partido en el FIFA.

Háganles un puto monumento por favor.

QUE SEA SINCERA (Y CÍNICA SI ES POSIBLE)

Che, hermano, peor no te podías vestir ¿no?”

“Si me pedís opinión, pienso que ella es alta pendeja pero el vago es un chamullero de cuarta con alta cara de cometrabas”

“Loca, ¿dónde te sacaste el carnet de conducir?, ¿en un chicle Bazooka?”

La mujer que es sincera, tiende por lo general a ser una mina muy difícil.

Es una cualidad maldita, porque la gente que agarra confianza encuentra a una persona franca como pocas, y que le va a tirar la posta sin pensarla dos veces, pero por otro lado, algunos van a pensar que es una “pija” por decir las cosas que piensa.

Me la soba realmente.  Es una idola.

El hecho de que no se enrosque, ni se ataje, ni haga histeriqueos y diga todo tal como es, en el momento que lo tiene que decir, la hace una persona muy  confiable. Y conocer a una mujer así, hoy por hoy, esta complicado.

QUE EN LAS MALAS, LE PONGA ONDA

Creo que la mina que sabe pilotear una situación complicada (peleas con amigas, problemas familiares y demás inseguridades) con una sonrisa, es una copada.

Es una cualidad que deberíamos tener todos, tanto hombres como mujeres, pero creo que a las mujeres  siempre los temas emocionales  les pegan un poco más, porque tienen más tacto para lo sentimental,  mientras que los vagos, cuando pensamos, siempre podemos tirar un “me chupa un huevo” y irnos a jugar un fulbacho o ver Dragon Ball.

Y ni hablar de la tipa que en vez de malpegarse, va y resuelve sus conflictos cara a cara. Una crack, con más huevos que una tortilla sin verduras.

QUE NO TRATEN DE VIVIR EN UNA REALIDAD PERFECTA

Básicamente, la del cuento de hadas. La mina que trata que su realidad sea perfecta, que su novio sea un príncipe azul con un carruaje elegante (BMW si se puede), su familia un amor, sus hermanos unos pillos y sus amigos todos unos caballeros y damiselas que toman la mediatarde con el meñique levantado en Tea & Company.

Bueno. Aplaudo a la mina que sabe que tal cosa no existe.

La realidad perfecta no existe, o por lo menos no existe para alguien que yo conozca. La mina inteligente entiende eso, y antes que vivir perfectamente, prefiere vivir bien.

La mina inteligente, en vez de buscarse el “vago exacto” con quien estar, y “los amigos más copados” con quienes juntarse, se busca los que le caigan mejor y punto. No más vueltas.

La otra se decepciona porque no encontró lo que quería.

O peor todavía, se encontró lo que buscaba y no era ni por asomo lo que ella esperaba, y se termino comiendo terrible garrón por no disfrutar de lo que tenía en un principio. Pero no se conforma y sigue buscando la fábula de la perfección.

Obviamente, la mina inteligente que tiene amigas así y las delira cruelmente a más no poder, se lleva mi ovación. Ella sabe que el verdadero amor se trata de putear cariñosamente a todos.

Una maestra.

Como siempre están invitados a comentar, opinar, o putearme más abajo. Y si les gusto la nota apreten el botón “Seguir” que no cuesta nada.

Saludos, y hasta la próxima.

Compartí, no seas paco