El mendocino es machista

El 52% de los hombres prefieren que una mina se los garche de una manera “dulce y entregada”. Esto es debido a que el machismo aflora en nuestra sociedad, donde en cada ámbito el hombre se sebe sentir dominante, “macho alfa”. El hombre le teme a la mujer decidida, agresiva y encaradora.

El mendocino es insistidor

Más del 75% han concretado el primer acto sexual previo al mes de conocerse con la mujer en cuestión, esto es debido a la insistencia y la persuasión, más la galantería y la seguridad que promete el mendocino promedio.

El mendocino es osado para dar placer, pero reprimido para recibirlo

Más del 65% le practicaría sexo oral la primera vez a la mujer, controlando algunos detalles de higiene mínimos, pero por otro lado más del 60% no dejaría que ella juegue con su cola, lugar donde esta situado el punto de máximo placer en el hombre.

El mendocino es romántico

El punto culmine de un video porno es la eyaculación. Si la acabada no se ve, el video no es tan bueno. Más allá de eso, el mendocino en general (35%) es romántico y prefiere no exponer a la mujer a ser bañada con semen, por lo que prefiere depositarla toda adentro. Pero hay un buen porcentaje (26%) que prefiere llenarle la boca de leche.

Por otro lado más del 80% prefiere quedarse junto a ella luego de la estampida, abrazado o durmiendo en la misma cama. ¡Esto es amor!

El mendocino se sabe cuidar (en relaciones estables)

Casi el 50% usa forro y casi el 30% prefiere que ella tome anticonceptivos. Este porcentaje es bueno si la relación es estable, pero muy malo si son encuentros casuales, ya que solo la mitad se cuida con forro, que es el único medio que protege de las enfermedades sexuales.

Al mendocino no le gustan los pelos

Casi el 80% las prefiere depiladas al máximo y el 15% con algo de pelo, así que chicas… ¡a sacarse la champa se ha dicho!

Al mendocino le funciona “más o menos”

“Mas o menos” es la mitad… ya que al 55% de los mendocinos le ha fallado alguna vez la pinchila. Esto va ligado con nuestros miedos, incertidumbres y temores de pueblo.

El mendocino no tiene muy claro cómo calentarlas

Partiendo de la base que más del 60% de las mujeres votaron que para hacerlas acabar lo mejor es calentarlas previamente llegamos a la conclusión de que el mendocino no tiene muy claro este concepto. Hay un 42% que lo sabe, lo que esta perfecto, pero hay un 37% que cree que extender el tiempo de penetración va a lograr el orgasmo femenino y en un 80% de las veces está equivocado (solo el 20% de las mujeres prefieren acabar así, prolongando el tiempo).

El mendocino es “gauchito” para la previa

Más del 80% eligió practicarles sexo oral y tocarla entera durante la previa, eso demuestra predisposición y voluntad masculina.

Al mendocino le gusta mirar

Casi el 80% eligió las posiciones de “perrito” y de “ella arriba”, esto claramente es porque a los mendocinos les gusta ser observadores del cuerpo femenino y del coito. Verle las tetas rebotando, la espalda agitada, los cachetes aplaudiendo. Son mirones.

Conclusiones finales: el mendocino tiene todas las características del conservador nato, es machista, dominante y poco osado para que prueben en él cosas nuevas. Pero por otra parte es predispuesto, romántico, encarador y jugado para darle placer a la mujer. Es mirón y pito flojo, lo peor de todo es que no sabe cómo calentar a las mujeres y tampoco sabe cuidarse bien de las enfermedades. Mis consejos son: más seguridad muchachos y usen forro.

Compartí, no seas paco