¿Ya les conté que amo los tatuajes cierto? Y más todavía a las chicas tatuadas.

Hoy les traigo una selección de tatuajes japoneses que no me están dejando dormir, sobre todo intentando imaginar la cultura y la vida en aquella época. Les debo confesar que no me animaría a cubrirme toda la espalda como hacían estos señores de ojos rasgados. Menos usar ese etilo de pañales improvisados.

Compartí, no seas paco