Pasa que en la vida cuando hacemos las cosas al revés, lo más probable es que salgan mal. Consientes o no, el hecho es q sale mal. Anoche mientras miraba con amigos el clásico más importante del mundo, como un buen hincha de Racing que soy, porque amo el fútbol, sentía la adrenalina normal para un simpatizante externo y observaba las actitudes desesperadas y atentas de esos bosteros que me rodeaban. Mientras el whatsap marcaba gastadas y chicanas entre unos y otros. Cuestión que se aproxima el segundo tiempo, ya uno llego del baño, el otro consulto por alguna cábala y el del frente se frotaba las manos y miraba pensativo hacia arriba, como diciendo – ¡Por favor que nos quede una!.

– Sale Boca, anuncia el pollo. ¿Y River?, aún en la manga.

Ahora si todo lo que acabo de contar no es más que una simple y típica anécdota futbolera, dando lugar y paso a lo que no queríamos preguntarnos, llegan los ¿por qué? Y me acuerdo de mi ahijado con sus 3 añitos preguntando a todo ¿por qué? Si, esto pienso ¿por qué a través del futbol, de ese deporte, de ese juego que amamos y nos reflejamos como sociedad ante millones de personas en el Mundo, la cagamos y no hacemos lo mínimo para comportarnos y no transformarnos en inadaptados? no exagero, Continentes esperaban ver Boca-River / River-Boca. Y respondo primero por los jugadores (del fútbol Argentino).

Porque no son solidarios, no existe el compañerismo, juegan a romperse, no se respetan, viven 90m de guerra atados al termómetro de la hinchada, dando motivos y siendo cómplices de cada accionar (“nosotros peleamos adentro…luego jugamos, ustedes peleen afuera…luego canten” eso parece), pero somos Argentinos ¡ojo!, ja. Y ahora respondo por esa gente dónde me incluyo y si meto a todos en la misma bolsa, como “hinchas” DELINCUENTES unos esperan primero matar, coimear, ventajear, robar, insultar, fastidiar, detener, lastimar, amenazar y si se acuerdan, de alentar, otros como verdaderos hinchas esperamos primero cantar y después el “folklore” palabra que parece justificarlo todo, y con ella la cargada, la risa y el pecho frio! Que esta fantástico q eso si suceda, pero hasta ahí, ¿no? Llega la mañana y leo en cuanta red social exista, lo cagón que sos, lo amargo que sos y el “por puto” de siempre, la incansable viralización del problema sin debatir el tema de trasfondo y preocuparnos por lo que realmente interesa, sino, que volvemos a ser participes de lo que fue y sumamos nuestra cuota de “indignación” alimentando toda la mierda que mostramos como sociedad al Mundo. Entonces amigos, lamentablemente todos caemos en la misma bolsa.

Reconozcamos primero la enfermedad, luego veamos qué camino elegimos para curarnos si es que queremos. Entonces digo todos en la misma bolsa, pero ¡ojo! repetimos como “a la defensiva otra vez” y nuevamente vuelvo a escuchar y leer – Somos Argentinos -Esto es pasión!, -En Europa son todos unos tibios; ¿Pasión? ¿Argentinos? (¡Tenemos una historia!

La Argentina no es esto que estamos mostrando, me niego a pensar que mi Argentina tiene que ser así, me expreso y peleo por cambiarlo siendo parte de todo lo que aborrezco y aceptando que me equivoco todo el tiempo pero genero y produzco para no volver a tropezar con esa piedra que quedó en el camino) ¿Tibios?. Nada parece tener respuestas, solo seguir pensando cuan confundidos estamos por hacer las cosas al revés, en todo los ámbitos, pero lamentablemente el que hoy nos refleja y nos destruye es el fútbol, ese que amamos, ese juego que se transformo en un negocio, ese negocio que se transformo en mafia y esa mafia que vimos ayer, en la que todos fuimos, somos y ojalá no seamos a futuro…ojalá que cuando mi ahijado crezca y vuelva a preguntar un ¿por qué?, la respuesta sea, “Porque no damos vuelta nada, por eso los goles que estas gritando” [utopía en fin].

Escrito por Gonza para la sección:

Compartí, no seas paco