Muchas veces estamos tan expectantes a la hora de salir con una mina que nos gusta que muchas veces al estar en ese momento la mente se nos pone en blanco y decimos lo primero que se nos viene a la cabeza, con el objetivo de evitar silencios incómodos o que el tiempo no sea suficiente para demostrarle lo grosos de somos.

Es por eso que en más de una oportunidad terminamos diciendo cosas que en vez de hacernos avanzar un casillero nos hacen retroceder dos y hasta perder un turno.

Pero tranquilo queridos amigos, acá está Conep para contarle las cinco cosas que jamás tenés que decir en la primer cita, esto se refiere a temas puntuales y conclusiones finales.

5) Yo, yo, yo, yo, yo, yo.

Una de las primeras ideas con la que vamos en la cabeza es “ojalá que yo le pinte”, entonces haremos lo posible para contarle lo groso, inteligente, bon vivant, interesante y licenciado en casi todo que somos. Y empezamos a contarle que estudiamos, que trabajamos, que ayudamos a perritos de la calle, que viajamos por el mundo, bla bla bla, y antes que te des cuenta, se hicieron las 12 y la susodicha se tiene que ir. Pocas cosas se en la vida, pero si de algo estoy seguro es que a las mujeres les gusta que sean escuchadas, entonces tranquilo amigo, contá algo, tomate una pausa, si ella no habla preguntale cosas por más obvias que sean, y ahí, justo ahí ella se sentirá encantada verte que le prestás atención.

4) Evitar hablar de ex parejas

Si vas a salir la primera vez con LA MUJER, está bueno saber que hablar de ex parejas no suma nada. Si viene por tu lado con la idea de “mirá nena que deseado soy tuve 4 novias y las minas no paran de querer salir conmigo” te comento que vas a quedar como un salame. Si caso contrario ella es la que saca el tema de ex parejas, esperala a la primera pausa y decile que están ahí para hablar de ustedes, no de terceros. Ahora, si insiste, podés termiar como el “hola vengo a salir con vos solo para darles celos a mi ex y es pura casualidad que esté justo atrás tuyo dale mirame y tomame de la mano ¡MIGUEL MIRÁ! ¡YA ESTOY HACIENDO UNA NUEVA VIDA SIN VOS FORRO DEL ORTO! Si pasa esto, hacete el descompuesto.

3) Obligarte a buscar cosas en común

Claro está que las cosas en común unen a las personas, pero si ves que todo lo que ella te cuenta no coincide con lo que vos contás quizás sea mejor desviar el tema. Incluso por momentos dejar de hablar de ustedes como personas sino sacar temas más generales.

– ¿Te gusta el cine?
– No, prefiero la música
– ¡Ah! Entonces te gusta ir a recitales como a mí
– No, no me gusta mucho la gente aglomerada
– ¡De una! Te gusta estar tranqui en tu casa escuchando música como a mi
– No, eso es re anti, me gusta estar con gente
– ¡Tal cual! Te gusta estar con tus amigas escuchando música como a mi
– No, a mis amigas no les gusta la música que escucho yo
– ¡Definitivamente! Te gusta estar con gente que le guste la misma música como a mi
– Y más o menos, prefiero escuchar música con mi gato
– ¡Viste! La tia de un amigo del primo de los padres de una vecina tiene un gato! ¡Somos tal para cual!

2) Perdón, no traje la billetera

Ponele que salís a cenar. Ponele que se toman un rico vino. Ponele que pedís la cuenta. Y ponele que a la hora de pagar te das cuenta que no llevás la billetera (ojo, puede pasar). ¿Qué hacés? Lo que tenés que hacer es jamás decirle que no tenés guita. Agarrás, te vas al baño y llamás a un amigo que te acerque plata, ahí en ese preciso momento si te responden que van en camino te darás cuenta si realmente sos buen tipo en la vida. Por las dudas yo que vos empiezo a charlarlo con tu grupo de compinches.

1) Tengo fantasías con los muñequitos de Marvel

Cada loco con su tema, pero si tenés este tipo de temas es mejor dejarlos en casa y jamás hablarlo. Probablemente tu chica salga despavorida, salvo que tu cita sea una muñeca de Tormenta de los X-Men.

Compartí, no seas paco