¿Qué hora de mierda es? Ah, las cuatro de la tarde. El vaso de leche y el chorizo frío que me dejó mi vieja están ahí, donde siempre me deja las cosas ésta vieja culeada.

Bueno, me tengo que levantar. ¡Maldito reloj despertador, maldito celular del demonio con esa canción que ya detesto! Me has vuelto a despertar. Mi cabeza está que explota, mis ojos inyectados de sangre. No entiendo nada, no veo nada. Sin embargo, me cago. Me tengo que levantar. ¿Por qué? ¿Otra vez ésta mierda?

Bien, me pude salir de la cama. No sé cómo, de milagro, pero me levanté. A ver… me voy al baño, tengo que aclarar un poco ésta cabeza, ya no sé qué más puedo hacer. Una ducha, quizás, me haga algo bien. ¡Qué rica que estaba la Yaqui anoche, dios mío!

Mis pantalones, ¿dónde están mis putos pantalones? Espero que esta vez no los tenga meados. Mejor dicho, espero que no los haya embarrado. Cierto, están ahí, tirados junto a las medias y las zapatillas. ¿Y la billetera? ¿Dónde concha está la billetera?

¿Que tenía que hacer? ¿Qué tengo que buscar? Pensá, anoche dijiste que tenías que buscar algo importante. Veamos, la chota la tengo entre las patas, el culo parece que también. En fin, puede que todo esté bien. Pero, algo es lo que tengo que buscar, algo no me tenía que olvidar. Puta madre, cabeza del orto, ¡dejá ya de doler! Ah… dolor, domicilio, documento. Claro, ¡el documento! ¿Dónde carajo dejé el documento? Sin él no puedo hacer esta bosta que tengo que hacer.

Ya estoy listo. A ver… pantalón, billetera, el DNI. ¿Dónde mierda me tocaba ir? ¿Otra vez esta pelotudez? ¿Cuántas van?

Por fin, acá estoy. Veo que no soy el único pelotudo, miles y miles de pelotudos.

¡Dale, vieja chota! Metele que nos estamos cagando de frío acá, parados a la intemperie. Que rica que está mi vecinita, lástima la cara de idiota del padre.

¡Con razón nos demoramos tanto! Dale pajero, ¿no aprendiste nada en el cursito de mierda ese? Dale, maricón, metele a la firmita de los sobres. ¡Por fin, la puta madre! Dale… te sonrío solo para evitar que veas que pienso que sos un reverendo pelotudo, 8 horas acá sentado solo por unos 700 mangos de mierda.

¡Qué cara de ladrones que tienen estos bagartos hijos de puta, por favor! ¿Otra vez estos ñoquis de mierda, juntos y metidos, en las boletas del orto? ¿Hasta cuándo me los voy a tener que fumar? ¿Y a vos quien puta te conoce? Son todos iguales, todos ladrones, todos maricones y bien putos. A ver, ¿qué era lo que tenía que meter acá?

Ahí va, para todos ustedes que me culean todos los días. ¡Ahí les mando un forro como ustedes, manga de putos! No valen dos mangos, me tienen podrido con esta mierda, son todos iguales, nada cambia. Por eso el forro, porque son una flor de pija cada uno.

Terminé con ésta bosta. Ya me fui. Por fin puedo seguir descansando hoy domingo. Me voy a seguir durmiendo. Ya voté así no me multan. Pero que se cague, total. Son todos iguales.

Puta, ¡el país este! Me cago. Mi sueldo no vale dos mangos. No hay guita que alcanza. Encima este tarado me va a echar del laburo. No consigo nada. No puedo seguir así. Esta manga de políticos de mierda, esta corrupta conchuda que sigue apareciendo en la Mierda Nacional día tras día, hora y hora. ¡Yo, que quería ver Los Simpson en paz, me tengo que fumar a la vieja otra vez hablando pelotudeces! Encima, cada vez más y más estupideces. Cada vez más políticos sueltos. Más chorros, más negros de mierda andan por ahí. Me quisieron afanar anoche, puto negro de mierda.

Así ya no se puede vivir. ¿Por qué? Si yo no los voté.

Todos, absolutamente todos, podemos hacer de éste un país mejor. Solamente entregando un rato de nuestro tiempo, un momento (quizás una hora) para cumplir con ese derecho y esa obligación cívica que tenemos. No importa el color, no interesa a quien, no importa que partido o candidato. Quizás tampoco los motivos. Simplemente, votá. Hace el esfuerzo y levántate el domingo. Interiorizate un poco en el tema. Leé las propuestas, averigua como se llaman. Al menos, date una idea de que cargo estás votando. Pensá que hubo un tiempo en el que no se podía hacer. Y ahora sí. Ahora podemos elegir a quien nos represente. Aunque nuestro candidato nunca gane, aunque creas que los políticos son todos unos chorros o corruptos, aunque sientas que es fraudulento… votá. Ayuda a hacer de este un mejor lugar para todos, un lugar mejor para vivir.

Ahora, si sos (en parte) como el de arriba, que no te calienta dos mangos el acto de votar. Que la noche anterior rompiste la veda y amaneces en pedo. Que pones un forro dentro del sobre. Que impugnás tu derecho, ganado a costa de miles que reclamaron poder votar como vos, a elegir a quienes nos van a representar…por favor, hace un favor y no putees luego. No te quejes. Tuviste la oportunidad de elegir. Vos solo la tiraste a la basura.

Votá responsablemente, no te dejes llevar por caras y slogans baratos, interiorizate y votá en serio… por nada del mundo dejes de votar.

Escrito por Capitán Kareta para la sección:

Compartí, no seas paco