Llega el verano y las juntadas entre amigos empiezan a ser más seguidas, es ahí que aparece el único, el auténtico amigo tacaño, lo conociste hace mucho, lo queres, pero sabes que el tipo aparte de “no comprar huevo por no tirar la cascara” si le llegan a dar uno “se lo come entero”, la cuestión es no desperdiciar un solo centavo. A continuación voy a nombrar algunos tipos de personas que seguro tenes en tu círculo de amigos. Es aplicable a “Él” o “Ella”, aclaro esto porque vienen afiladísimos con el tema de la violencia de género

  • Van a pedir comida, el tipo sale con la excusa de no haber cobrado todavía, vos ya sabes que aunque le pongas hoy vas a tener que ponerle mañana pasado y así por el resto de su amistad.
  • Este tipo de personas cuando posee un vehículo se pone muy meticuloso con la nafta, sabe que cada metro cuesta x cantidad, por ende cuando te tiene que llevar calcula las calles, y te cobra siempre un poco más de lo que gasto, porque obviamente sabe que tiene que volver.
  • Siempre los ves con la misma ropa, pero ojo, tienen un celular que supera tu sueldo 5 veces.
  • Aunque tenga su celular de $16.000 pesos te pide tu Nokia 1100 para poder mandar un msj porque “se le acabo el crédito”.
  • Van a comer a un restaurante, todos piden lomo, algo para quedar como chanchos más las papas y las gaseosas. Y ahí está él… con un pancho sin condimentos. ¿Sividir la cuenta? Ni se te ocurra, pone los $20 de su pancho y se olvida del medio litro de Coca que te tomó.
  • Se preparan para salir a bailar, todos llevan su ahorro semanal para reventarlo el fin de semana, llegan, aparte de picotear tragos para no comprar uno, carga la campera toda la noche por no llevarla al guardarropa
  • Es incómodo salir a comprar con él, porque donde le dicen un precio grita sin siquiera darse cuenta “¡pero que caro!”, “¡heee pero si no rompí nada!”, “¿viene con vista al mar?”, “Che ¿y descuento para los amigos?”, “¿si pago en efectivo? No necesito factura”.
  • Tiene en su vehículo escondido el frasquito de las muestras para perfume.
  • Se frota antes de salir la revista con el perfume que tiene impregnado.
  • No importa que sea, ni en qué calidad esté, es amante de la palabra oferta, aunque no lo necesite.
  • Exige descuento hasta en la boleta del agua, si algo le sale $31 él exige pagar $30. Quizás al $1 lo desperdicie, pero esa satisfacción de que le salió más barato no se la quita nadie.
  • Le gusta ir al shopping a “mirar” vidrieras, y luego comprar una remera en oferta que ni siquiera la va a usar con tal de aparentar la bolsa, para un poco cachorrona, yo vi que llevas un par de medias en esa bolsa gigante.
  • Todo el comercio odia a esta persona, especialmente las tiendas de ropa ya que exige las tres B (bueno, bonito y barato) y si puede pide descuento.
  • No va a comprar al súper porque en el kiosco de la esquina le dan “fiado”, además de ya tener tres cuentas en los de las demás cuadras.
  • Cae en su 0km al asado… con tres chorizos en una bandeja comprada en el átomo… de oferta.
  • En el caso de las cenas familiares existe ese tacaño que dice “mis cuatro nenes no comen mucho”, así que cae con un pollo, la edad de los nenes es de 17, 13, 12 y 8.
  • El tacaño sabe que si se va antes de que termine la fiesta es más probable de que no tenga que poner un peso porque agrega que está apuradísimo.
  • El tacaño lleva a sus hijos a los artistas callejeros y se va antes de que termine el show para no poner plata en la gorra.
  • Por una cuestión que desconozco el tacaño para salir siempre está bien vestido, y presume de lo que tiene, porque el materialismo le pesa tanto que no le deja llevar un puto peso en el bolsillo cada vez que lo invitas a tomar una cerveza.
  • Este tipo se encarga de cagar todas las salidas con las excusas de: “es muy caro”, “es muy lejos y el auto gasta mucho”, “¿pero cuánto sale comer ahí?”, “¿me irán a cobrar si como solo la mitad?”.

Y es así que podemos seguir con la lista, espero que no haga falta explicar que mi nota va dirigido a las ratas que “tienen” pero nunca “ponen”, que es diferente a las personas que “no tienen” pero de alguna manera siempre tratan de colaborar con algo. En un grupo de amigos este espécimen es muy común, lo queremos y odiamos eso. En el fondo sabemos que no va a cambiar, pero igual lo seguimos invitando, porque al fin de cuentas es un amigo, y al amigo se lo quiere por como es. ¿O no Alfredo? ¿Cómo que Talca de cola para el fernet? Alfredo acabas de cargar $300 de euro diesel para tu Hilux ¿y venís con Talca de cola? sos un hijo de puta.

Compartí, no seas paco