La semana pasada en horas de la tarde participé de la campaña política. Entonces me pregunte: ¿qué es la política? La política tiene su origen en el hombre y en la socialización. El hombre es un ser social; por sus características y necesidades, le es indispensable vivir con otras personas. Desde hace miles de años, cuando las cavernas eran el refugio de los seres humanos, éstos vivían en compañía de otros. La primera sociedad que existió fue la familia, que no necesariamente tenía una conformación típica de un padre, una madre y unos hijos; sin embargo, en ese momento se convirtió en el núcleo de la sociedad.

Con el paso del tiempo, las familias se agruparon para ayudarse mutuamente. A esto se le llamó tribu, en la que era necesario escoger a alguien que se hiciese cargo del gobierno (esta persona habitualmente era escogida entre los más sabios, los más viejos o los más fuertes). Estas tribus, con el paso del tiempo, fueron creciendo en población, de modo que algunas se unieron con otras para gobernar tribus más pequeñas y débiles; de este modo, el gobernar a toda la sociedad se hizo cada vez más difícil, cuando moría el gobernante, se desencadenaban guerras para definir al sucesor. Debido a lo anterior es que comienzan a aparecer las dinastías y los linajes.

Hace unos 9.000 años se crearon las primeras ciudades, por ello las dinastías se convirtieron en monarquías en las que el poder lo ejercía un rey o monarca y el pueblo era considerado súbdito.

En Grecia, la política tuvo una gran transformación, porque fue ahí donde nació la democracia, lo que implicaba que el gobierno no era ejercido por un rey o jefe sino por un consejo que era elegido entre los ciudadanos. Siglos después, los romanos invadieron Grecia, y a pesar de que trataron de establecer la democracia como forma de gobierno, ésta terminó degenerando en dictaduras.

Después de la caída de los imperios romano y griego, la democracia fue olvidada, y las personas con poder político y militar conformaron una nueva clase: la nobleza. Estas personas eran dueñas de grandes territorios en los cuales el resto de la población era sierva y se encargaba exclusivamente de trabajar la tierra. Pero la semilla de estaba sembrada…

Aclarado el tema política, les decía que participé de la campaña política… No de la mejor manera.

Encima me piden que lo comparta…

Me produce repulsión la división, la grieta en la que estamos inmersos. Pero si miramos para atrás, la sociedad argentina siempre estuvo dividida: Ford y Chevrolet, River y Boca, Peronistas y Radicales, la izquierda (estos últimos en contra de todos)… eso será tema de otro escrito, pero mejor les sigo contando:

Digo que es una grieta, una división, porque te miran mal si indicas que sos de la oposición. Te ven mal si decís que sos oficialista… Te miran mal si decís que estas en contra del “Fútbol para todos”, del “Automovilismo para todos”, de la corrupción extrema que hay en los niveles más elevados de la dirigencia. Y ayer observe que ese nivel de violencia ha llegado en general a todas las personas.

Ayer sentí en carne propia la vergüenza de una campaña política. Me pone triste leer un papel en el que me dicen cómo votar. Y si voto a uno vamos a tener consecuencias nefastas.

¿Eso no es generar división y una grieta en la sociedad? Yo ya tengo una opinión política y social formada, pero las personas que aun no definen su voto, se sienten coaccionadas por esta clase de amenazas. Hacer política es generar ideas, proyectos, “idealizar, querer, proponer y buscar lo mejor para el pueblo”

Yo les pido que pensemos un poco en el pasado reciente, les pido que cuando estemos en el cuarto oscuro pensemos en un proyecto político, en el pasado, en lo acaecido en la ciudad y en provincia, en la continuidad de un proyecto o en el cambio. En nosotros esta la llave para arreglar y cambiar el triste dicho popular: “el problema de argentina son los argentinos”

Compartan ustedes mi nota.

Escrito por Bernardo Campagna para la sección:

Compartí, no seas paco