Debo reconocer que me tomé mi tiempo para decidirme a empezar a ver esta serie. Primero, porque soy una persona muy ansiosa, con lo cuál prefiero ver series que ya hayan terminado, o que ya tengan varias temporadas porque no soporto la espera de una semana a otra. Segundo, porque no soy particularmente fan de la temática de castillos, príncipes y princesas. Y Tercero, porque soy una boluda. De haber sabido lo buena que estaba la serie, tendría que haber empezado mucho antes.

Por suerte (o en detrimento de cualquier tipo de vida social), hoy existen las páginas tipo cuevana2, repelis, y la que uso yo, Pop Corn Time, que te permiten consumir uno tras otro cada capítulo de la serie que querés ver y ponerte al día con bastante rapidez. Asique como supondrán, cuando empecé con GOT, no pude parar. Me ví en promedio 3 episodios por día, es decir 1 temporada cada tres días, lo que hizo que en dos semanas ya esté comiéndome las uñas para que empiece la nueva temporada. Y tanta sobredosis de GOT me hizo pensar las sabias lecciones que nos deja esta increíble serie. Tratando de spoilear lo menos posible, les dejo acá las 5 más importantes, y que deberíamos tener en cuenta:

1- Valorá tu trabajo y la estabilidad laboral del mismo: ¿imaginate ser actor de Game of Thrones? ¡Laburazo! Pero te deben renovar contrato cada 3 episodios. No importa cuán protagonista sea tu personaje, cuánta producción tenga tu historia y cuán importante te sientas para la trama, en cualquier momento te matan. En cualquiera ¡eh! y sabés que no será una muerte pacífica y sin dolor. Así que si te vivís quejando de que tu trabajo es muy aburrido o rutinario, pensá que al menos sabés que la semana que viene lo vas a seguir teniendo. No le pasó lo mismo al 90% de los actores de Game of Thrones.

2- Los casamientos son mortales: después de ver la serie, claramente lo voy a pensar mucho más antes de aceptar ir a un casamiento. La barra libre y el bandejeo de la noche no justifican que arriesgue mi vida yendo a uno. GOT me enseñó que no estás a salvo en ningún casorio, ni como novio, ni como invitado. Sino que le pregunten a Joffrey y a Rob.

3- Integración social: pleno siglo XXI todavía seguimos dándonos vuelta en la calle si nos cruzamos con un enano, o simplemente con alguien remotamente distinto a la media. En la serie conviven (con más o menos integración) tuertos, mancos, rengos, enanos, eunucos (que van aumentando), putas, homosexuales y demás especies que queramos imaginar. Nadie se asombra de alguna que otra mutilación y la libertad sexual es bastante amplia. La conclusión: no hemos aprendido un carajo a lo largo de la historia.

4- Un pelo de c… tira más que una yunta de bueyes: frase ampliamente utilizada en la época actual está perfectamente explicitada y comprobada por la serie. A los hombres se los maneja con el sexo (o la falta de él) y se pueden provocar guerras entre reinos, asesinatos, incestos, conspiraciones y demás. La que mejor la pone, consigue lo que quiere. En esta misma línea, podemos agregar que la prostitución claramente prueba ser la profesión más antigua del mundo, la sociedad que nos propone GOT está formada ¿60%? por prostitutas, que no la pasan tan bien a veces, pero por lo menos cobran. La apertura sexual a nuevas experiencias también podemos tomarla como una lección dentro de este apartado, tenemos mucho para aprender, más de parte de los del continente del Este. ¡Todo vale! ¿Y por qué no?

5- Si te hinchan mucho las pelotas, conseguite un par de dragones: si tu vecino te usa la manguera sin consultarte y después te la deja desconectada. Si tu jefe tiene la costumbre de darte trabajo urgente a las 17.30hs. Si tu novia se está poniendo densa con el partidito de los martes o las juntadas a jugar a la play de los viernes. Si un profesor de la facu toma siempre en los examenes ejercicios que no dio en clases, de la bibliografía complementaria y que nadie nunca alcanzó a resolver, o si simplemente querés conseguir subir al micro y encontrar un asiento vacío… ¡conseguite un par de dragones! Ellos harán el trabajo sucio por vos (aunque no te aseguro que los puedas controlar cuando crezcan). Mandalos a incinerar a todo el mundo, total, las proyecciones dicen que para el 2050 van a empezar a escasear los alimentos si seguimos con el crecimiento poblacional que tenemos, mejor empecemos desde ahora a reducir el problema.

Bonus track: definitivamente esta serie, nos ayuda a cultivar la paciencia y lidiar con la ansiedad. Nos comemos las uñas para saber qué pasará en el siguiente episodio, te vuelan la cabeza los giros de la trama, y te preguntás qué va a ser de tu vida cuando la serie termine. Pero de igual forma, cultivás la paciencia para esperar por el próximo corto de 55min. que estás seguro que te volverá loco y manejás la ansiedad viendo capítulos viejos en hbo.

Quien ya es fan, seguramente entiende de lo que hablo. Si sos de los que todavía no la vieron, no pierdas tiempo y empezá a verla ya. ¡No tiene desperdicio!

Compartí, no seas paco