Las peluquerías son una de las piedras angulares que mantienen la firmeza femenina frente a diversas situaciones en la vida, tanto adversas queriéndose hacer un cambio de look 100%, como aquellas que exorbitan felicidad y placer similares a futuros casamientos o fiestas de lo que sea.

Incluso, sabrán la importancia que remite una peluquería para una mujer que hay una frase muy popular que dice: “Se puede cambiar de novio, pero no de peluquero”. Cuando una femme encuentra luego de años y años y malos cortes por más años a esas tijeras que por fin dan en la tecla y entienden que 1cm es 1cm, jamás las habrán de soltar.

Además estos lugares funcionan muy bien como momentos terapéuticos más efectivos que cualquier sesión de psicólogo.

Y claro, depende de la edad son las cosas que ellas les cuentan, confiesan y hasta comparten con todo el salón de belleza.

Chicas púberes

Estas mayormente son acompañadas por sus madres intentando interferir con la idea de corte o cambio de apariencia que traen en mente. Entonces la conversación va por el lado de “MAMÁ DEJAME VIVIR ES MI CABEZA ES MI PELO QUE TE PASA ANDATE QUE DEJASTE LA COCINA ENCENDIDA” que otra cosa. Luego la charla es peluquera – mamá – peluquera – hija no te metas.

Mujeres adolescentes

Acá generalmente la charla comienza de una forma (no importa cómo) y se desarrolla en temas como: que la Romi cayó con un mechón lila en la cabeza, que siempre te gustó a vos pero ahora vos no podés hacer lo mismo entonces preferís cortar bien al ras tipo varonil, pero de un solo lado porque del otro lo querés igual de largo que siempre entonces descubrís que a medida que va cortando también querés que te rape unos dibujitos al costado de algo que no sabés bien que puede ser pero querés que sea algo re lindo. Luego de un buen rato, llegás a tu casa, te ves al espejo y no hacés otra cosa que llorar hasta que te vuelva a crecer.

Mujeres de 30 y pico

Aquí probablemente englobe ese conjunto de treintañeras que aún le entran a Grita Silencio como rengo a la muleta. Entonces cada finde visitan a su más y mejor amiga durante esas 3hs de lookeo. Entre charlas y mensajes de wasap van describiendo al chongo, al que le van a presentar, al denso de su novio que claro, cuando sale con sus amigos todo bien pero cuando ella sale con sus amigas explota el mundo. En el caso de ser madres, obviamente cuentan los logros académicos de sus hijos, los próximos presidentes del mundo y de lo avanzado que están a pesar de su edad.

Mujeres adultas – mayores

Acá la cosa es diferente, sobre todo porque el nivel de información que se maneja en este tipo de charlas y conversaciones poseen un nivel de detalle increíblemente cierto, y si no lo fuera, se lo adorna para que parezca cierto. En el 99% de los casos se tratan de charlas hacia una tercera en discordia, sus dolencias, sus problemas familiares, si las solteronas consiguieron chongo o si las casadas con hijos ejemplares en realidad son tremendas suripantas a dos motores. El tema de la charla puede variar en el caso que algún conocido apareciera de repente en los obituarios, lamentándose en grupo por la pérdida de esa GRAN persona a pesar que jamás en su vida se lo dijeron en persona.

Compartí, no seas paco