Navegando por las mareas invisibles pero potentes de los datos cibernáuticos, descubrí este maravilloso, por no decir exquisito proyecto de humor bizarro y garabatesco. El estilo sorprende mucho por su frescura y malas palabras. Las temáticas son tan variadas como los fantasmas que ve Matias Alé y cotidianas como el dulce de leche.¡Que lo disfruten!

 

Compartí, no seas paco