¿No es la humanidad bella? Y así, como siempre, empiezo hablando de ella. ¿Qué tendrán las tardes, que en las tardes todo empieza? No juzgue nadie esta narrativa, aunque salga ésta de la pereza:

Mientras contemplaba la austeridad del mundo y su sorprendente organización, decidí mirar ahí dentro, en el fondo de mi corazón.

¿Hay orden en mí? ¿Hay algo de razón?
Pondero si mi vida es de algún valor.

¡Mañana me examino de la vida! No he estudiado ni lo he intentado
En la meditación para entender la misma, en los sueños he dormitado.

¿No es bella la naturaleza? Nuestra única certeza,
La naturaleza no se esconde, sin tapujos así se expresa.

Me paso la vida entera intentando comprender la vida,
la vengo a entender en mi lecho de muerte, ¿cómo no me di cuenta?
¿Cómo vamos a entender la vida, si la cubrimos con tapaderas?

La vida es natural, mas la creemos un artificio inhumano
tratamos de digitalizarla como un programa sistematizado.

¡Fantasmas, fantasmas, no hay más que fantasmas! Sólo miserables e invisibles fantasmas. Egocéntricos, egoístas, demasiado independientes, los yos no se preocupan del resto de la gente.

Si un hombre fuera sólo un hombre, si una mujer fuera sólo una mujer, si el juicio sólo fuera amor, si los amigos sólo fueran amigos, no tendríamos que pensar si algo es suficiente o demasiado, qué es normal o no, sólo actuaríamos sin pensar demasiado.

Y aquí me encuentro, en la penumbra que cae al morir la tarde
El Sol se ha desentendido del hombre, el hombre cae a robarse.

Cae el hombre rendido ante el mundo, la noche lo ha absorbido
Quiere rendirse ante los fantasmas, y se roba un trozo del sentido
Se quita la esperanza, se quita los amigos, se quita el corazón entero y se sume en el olvido.

¿Reprobaré el examen de la vida? Quizá suspenda y vaya al infierno,
Ya es demasiado tarde para intentarlo y cambiar el rumbo del vuelo.

¡Almas, almas, almas pestilentes! Pobres descontentos, se han cansado de verse
Rompen los espejos, rasgan sus retratos, se dopan y se arrancan los ojos con los dientes. Queman las fotografías, asesina
n sus recuerdos, quieren ser otra cosa y se entregan al reniego.

¡Almas solitarias! Hemos perdido el juego de la vida.
No estamos en control, somos todo debilidad
No queremos ayuda, no queremos hablar.

No nos importa la pérdida, no nos importa suspender
Ahora voy a la cama, quizá estudie en mis sueños.

Quizá. Quizá pase un milagro. ¿No es Dios misericordioso?
Quizá apruebe.
No, quizá… no

Al menos existo.

Salid, ved las almas perderse
Ved los fantasmas del mundo
Ved
las almas perderse.
Ved las almas perderse.
Ved las almas
perderse.

Al menos existen.

Compartí, no seas paco