118

Dia 118. Kiosko de dulces en la plaza

Esta es una foto que desde el primer día quería hacer, pero como vivo a dos cuadras de ahí, siempre la guarde para otro momento. Hoy es ese momento. Los puestos de golosinas de la plaza independencia deberían ser patrimonio cultural (si es que no lo son ya). Tienen una historia y una estética que les da una personalidad genial. Cada vez que los veo me sacan una sonrisa. Es linda Mendoza.

124

Dia 124. Retrato de Tomás.

Viejo amigo. Lo conozco desde los 14 años mas o menos. Uno de los amigos mas locos que tengo, por lo tanto de los mas interesantes para charlar. Siempre tira para el lado que uno menos sospecha y eso me encanta. Abogado y corredor, corrió una maratón así que ha ligado preguntas sobre la experiencia a montones. Un gran tipo. ¡Un placer que estés en este proyecto hermano! 

125

Dia 125. La Chevy

Desde chiquito me gustaron las Chevys. Sera que a mi viejo le gustaban y cada vez que veiamos una en buen estado se nos caía la baba. No soy muy fanático de los autos pero algo tiene la Chevy, las líneas, la pinta musculosa, el ruido del motor. Un vecino de mi edificio tienen una que esta terminando de restaurar, la veo todos los días y me encanta. Algún día Chevy, algún día. 

134

Dia 134. Gotas de lluvia.

Hoy fue el cumple de mi vieja, me levante y fui con el Lucio a hacer las compras. Hice el asado y la pasamos espectacular. Día larguísimo. Sigue este clima divino en Mendoza. No tengo problema en que sigua así por 6 meses mas. La lluvia le da un toque glamoroso y cinematográfico a Mendoza que me tiene todo el día con una sonrisa. Podría hacer todo el día fotos como esta, la lluvia y las nubes. Mi clima soñado. ¡Feliz cumple Ma!

137

Dia 137. Retrato de Teresa.

María Teresa de Barbera, uno de los íconos de la gastronomía de Mendoza y en mi opinión, un personaje de la cultura mendocina. Es vecina mía, y a pesar de los años y la trayectoria, la veo salir todas las mañana al trabajo y volver a última hora. Una maquina de trabajar. El año pasado leí una entrevista que le hicieron y me sorprendió su cultura y fanatismo por el trabajo. Una vez el Lucio le contó que iba a comer fideos y se puso feliz jaja. Le conté del proyecto y por que lo estaba haciendo y me regalo un libro suyo de recetas y poemas. Al dármelo me dice “Es que a pesar de tener solo quinto grado, el alma es inquieta”. Una maestra. Un honor tenerla en este proyecto.

Escrito y fotografiado por Martín Orozco para la sección:

Compartí, no seas paco