Leí una frase que me pareció bastante acertada para mí HOY, porque juro que va a pasar: “Perdés menos tiempo cuando sabés a dónde vas” y no creo que hablaran de una dirección. Todo despierta otro sentido cuando sos consciente de lo que querés y de lo que ya no.

Y por ahí también te pasa que te encontrás vulnerable, apta para cualquier boludo que te diga al oído las cosas lindas que el mermo de tu ex no decía, tu criterio se distrajo y te enganchaste con un pan triste. Como dijo Napoleón “te pintaron pajaritos en el aire mamu y te lo creíste”. No fue tu culpa y por eso no creés en cuentos románticos de páginas escasas, necesitabas recibir algo de pseudo amor después de tantos cachetazos que te dio la vida e inevitablemente te diste otro sola. Avisale a tu dignidad que esta vez fue tu culpa.

Siempre te costó confiar en el género masculino y no hacías mal. Te había ido como el culo y necesitabas probar todo lo contrario, pero nadie tenía que saber ese secreto. Así que decidiste poner quinta y pisar el acelerador a fondo sabiendo que no tenías frenos.

Es difícil que un hombre te ame más de lo que se ama así mismo y cuando se cuestionan tanto si van a ser felices o no con vos, en ese preciso instante donde se cuestiona si va a quererte o si hace bien en hacerlo, ya dejó de quererte y probablemente sea para siempre.

Y mientras le contaba mi historia a un amigo que me ofrecía un pañuelo para secar mi dolor, me inerrumpió y me dijo: “El que no arriesga no vive, no se lastima para luego sanar, no podrías saber nunca si vas a ganar o no” y tenía razón. Porque aunque no me quedé con él entendí que la pena era una estupidez, estaba ganando y no me daba cuenta.

Y pasa el tiempo y me siento cómoda así, en mi vacío, con mi “espacio vital” para reír y llorar también, o las dos cosas juntas qué más da. Siempre odié las cosas a medias, todo o nada aunque nada signifique estar sola.

Pero para no dejarlas solas a ustedes mis estimadas, les dejo algunas frases o situaciones que se nos pueden presentar con estos seres:

  • Te escribe una o dos veces a la semana y siempre es de noche, claramente solo porque necesita humedecer el bizcocho bonita.
  • Que no tenga nunca la iniciativa y nada de lo que hagas le parezca suficiente.
  • Sos perfecta, pero no quiero compromisos.
  • Sale a los lugares que vos frecuentás a propósito para verte y no saludarte.
  • Si tenés que escribirle primero siempre, no le importás.
  • Si después de haber tenido relaciones te sigue tratando como a la mina que se levantó en wish.
  • Si desde el comienzo te plantea que nunca vas a estar entre sus prioridades.
  • No sos lo que esperaba.
  • No puedo salir tranquilo con mis amigos porque me escribís todo el tiempo.
  • Me ahogás.
  • Te ponés densa o intensa.
  • No sos vos, soy yo.
  • Estoy con la cabeza en otra cosa.
  • Vamos muy rápido.
  • Siento que ya no sos la misma de antes.

Creo que es muy difícil darte cuenta si va en serio o no, porque el forro, además de todo, es buen mentiroso. Lo justo y necesario para que creas que le importas y algo muy importante, no siempre lo que dice y siente es mentira, porque el mentiroso tiene la capacidad de creerse sus mentiras, pero además de eso, el discapacitado emocional tiene la capacidad de ‘querer’ a varias al mismo tiempo. Me parece que no hay una fórmula para detectarlos, es un poco de instinto y un poco de suerte quizás.

Si te sobra amor y no podés brindárselo a la persona que está al lado tuyo es una clara señal de que algo no funciona. No sos una mala persona, te juro que vas a ser feliz, simplemente esa persona no es para vos. Alguien va a estar muy agradecido de que los dos se hayan permitido ser felices por caminos distintos y por un fin en común. No va a ser tu relación la primera en mutar, porque no muere, se transforma. Entiendo lo difícil de tomar la decisión y el temor a la soledad o al arrepentimiento, pero no está bueno mentirte a vos mismo, probablemente así no logres ser feliz nunca. Si les sirve de consuelo no van a necesitar deshojar más margaritas porque los dos se quieren, eso es verdad. Pero no juntos.

Compartí, no seas paco