Cada hombre es una criatura del tiempo en que vive y pocos son capaces de elevarse sobre esas ideas
Voltaire.

Allegro

Corremos, mucho, rápido, sin pausa… con la lengua afuera y el corazón palpitando a punto de estallar en una explosión atómica de 4G.

Jadeamos detrás de un smartphone mientras las apps corren por nuestras venas cómo glóbulos nuevos, eternos y carnívoros.

Nos acariciamos con los palos de selfies y las madres amamantan a niños cibernéticos con tablets en sus manos y chip en sus pezones.

Corremos, corremos, corremos…

Detrás del amor que se va volviendo binario y tiene una contraseña segura, del sueldo que no alcanza y de la enésima cuota del TV de un millón de pulgadas; tenemos los pies en carne viva y aun así seguimos corriendo tras el sexo inocente de Pornhub y la verdad irresoluta de alguien que murmura desde las sombras; sudados no descansamos y nos nutrimos con un cuarto de libra.… Nos entretenemos usando el sufrimiento de los demás pero el nuestro es bandera de lágrimas obligatorias merecedor de un like consolador.

Andante

Nuestras células están hipotecadas, nuestros dientes están helados y cómodos por el aire acondicionado que pagamos con la venta de nuestra alma- 21 gramos de frescura- Vamos de vacaciones a la Serena para nadar en la misma mierda que respiramos durante el año. Tenemos la tarjeta de crédito tatuadas en nuestro bíceps cómo un estandarte del consumo. Tenemos seguro contra terceros, contra incendios, contra robo, contra nosotros mismos y contra asteroides perdidos y mañosos. Tenemos un auto y relojes de medio millón, cuatro empleos bien pagados y somos astros de televisión sentados en el jurado de Bailando por un sueño

Corremos, corremos, corremos…

Siguiendo la estela de la última generación de cosas tecnológicas; nos indignamos en Facebook y aplicamos justicieros likes, repartimos amén y le damos gracias al dios Android por sus dádivas.

Corremos, corremos, corremos…

Y nos empujamos, apretujamos y golpeamos para tener la mejor ubicación en el Coliseo virtual para ver cómo se cercenan ideas de cabezas huecas.

Vemos con visión de cámara web y realidad de Skipe. Sonreímos, nos enojamos y nos entristecemos con caritas de emoticón pervertido y radioactivo. Lol y u.u reemplazan a dos bellas sensaciones, tan humanas.

Molto Allegro

Aun nos seguimos sentando en el interior de las cavernas, aunque iluminados por las pantallas táctiles mientras alimentamos el fuego con los memes de los grupos de whatsapp.

Correr, correr, correr y no pensar, no sentir, sólo correr… esa es la principal característica del Homo Digital Sapiens -el nuevo ser humano- correr hasta que empiece a pensar en ceros y unos u que su cerebro es un microprocesador angustiado.

(Ningún aplauso, solo un bostezo discreto y anónimo)

Compartí, no seas paco