Siendo sanjuanino y acérrimo lector del mendolotudo, valiendo la aclaración de que nos considero una provincia tercer mundista, me animo a expresar que no estamos tan lejanos de nuestros hermanos LOS (porque en San Juan le ponemos el artículo a todo lo que sea sustantivo o adjetivo) “menducos”.

Hay detalles que los cordobeses, sureños, norteños, no notan, de hecho, más de una vez estando de vacaciones me han dicho: “ah, ¡sos mendocino! Los mejores vinos ¿no?” A lo que uno responde: “No, soy sanjuanino, las mejores uvas, con las que los mendocinos hacen los vinos”. Detalles simples, de pequeñas estéticas, cosas hasta sentimentalistas diría. Por ejemplo: el menduco odia Cuyo, pero al mismo tiempo lo ama, porque sabe que a nivel nacional, no puede competir con lugares como la innombrable: BS.AS. al este, o “La linda” Salta, al norte, Río Negro, y su Bariloche, Villa La Angostura en Neuquén, Las sierras de Córdoba, y un etcétera extenso.

Por eso es que se han mimetizado con los paisajes argentos, demostrando poder ser 23 (provincias) en una sola. Y esto se testifica en la “tonada”. Hay menducos/porteños/salteños/neuquinos/cordobeses/ y como será su avaricia de expansión, que existe hasta el ¡¡¡menduco/chileno!!!

Una característica que nos compromete a ambos es la noche, en San Juan hay algo llamado “Luna Morena” (Luna Negrera o nido de ratas, me gusta llamarlo) al igual que en Mendoza tienen el gran “Tabuh Disco”, lugar que acogió a artistas (negros) de la movida tropical más importante de Argentina. Espacios como el N8, comparable a “Hugo Espectáculos” de San Juan. Lugar visitado por grandes como Rata Blanca, Gieco, JAF, espacio compartido también por festivales como el “Metalfest”, y algún que otro cumbiancha también.

Tenemos nuestra calle “bolichera”: Av. Del Libertador General San Martín, llamada “La Libertador”. Así como la calle Aristides Villanueva, comúnmente denominada “La Aristides” (o “laristide”).

Las fiestas nacionales de ambas provincias, con sus carruajes, espectáculos internacionales, nacionales, han sabido ser un show de lujo, tanto la aclamada Fiesta de la Vendimia, como la renovada y magna Fiesta del Sol. Así como también sus paralelas fiestas gay. Al fin y al cabo no somos tan distintos… la nieve de San Rafael, nosotros la tenemos en Iglesia, su instituto “Copernico”, nuestro “Complejo Astronómico El Leoncito” (el segundo mejor del mundo, cof cof…) Su autodromo “Jorge Angel Pena”, nuestro autodromo “Eduardo Copello” (clasificado por los pilotos como uno de los más atractivos y difíciles, cof cof…)

Nosotros tenemos las semitas, una mezcla de harina grasa y chicharrón, ustedes la torta, harina grasa y más grasa. Nosotros tenemos a ineptas como Andrea Sánchez, ustedes le dan crédito a Gisela Campos.

Ambos damos la vida por equipitos de cuarta, que ascendieron a primera, ni se ven en las tablas, con refuerzos sacados de un chiquero de desarme, sin embargo alentamos como si fuera la selección argentina en el césped.

Somos las únicas dos provincias donde se toma el mate con azúcar.

Tenemos nuestra zona “jodida”, como nos gusta decir: el gran hoyo negro que es Chimbas al norte de la capital, ustedes la zona terrorífica de Las Heras. Las dos atestadas de planes sociales, viseras, ropa deportiva y casas precarias con antena satelital de última generación.

Después de todo, el mendolotudo no es tan diferente a un sanjuanino boludo. Un sanjualotudo.

In your face niiiiiño…

Compartí, no seas paco