Cada vez que sale a la luz un nuevo caso de delincuencia juvenil todos gritan al cielo que su única solución en la baja de la imputabilidad. Nunca se buscó en el fondo de la cuestión, nunca se vieron los verdaderos factores, nunca se preguntó por que lo hace ese pibe.

En mi humilde opinión siempre pensé a la educación como la única forma de combatir ese mal que tanto nos apega, pero la educación en un modelo de estado a largo plazo, no hablo de la delincuencia que se ejerce en este momento, poniendo el foco en los pibes que vienen. No se puede hacer mucho con los delincuentes de este momento, pero se puede educar a los hijos de ellos. Un estado que los persuada a ir al colegio, un maestro de acompañe en el camino, y una sociedad que espere un cambio de calidad y sepa apoyar a esa juventud.

Miles de pibes nacen en barriadas de bajos recursos y su única salida termina siendo la delincuencia. Será por su entorno, porque son discriminados en cualquier fuente de trabajo, porque eso hacen sus padres, porque les falta la comida, porque si salen a pedir o lavar autos se los ve con mala cara o delincuentes.

Queremos erradicar la delincuencia pero no le damos 5 pesos por lavar el parabrisas y subimos el vidrio en semáforo. Queremos erradicar la delincuencia y cada vez que pasan vendiendo bolsas no le abrimos la puerta y los miramos de la ventana. Queremos erradicar la delincuencia pero los vemos con la gorra y nos cruzamos de vereda.

La única solución siempre fue más policías, y más policías. La misma policía que mata a los pibes en las comisarias, la misma policía que reprime por agua, la misma policía que se lleva a los pibes para llenar una lista, la misma policía que banca al propietario y se caga en la gente sin casa.

Como siempre se supo no se pueden tomar atajos, somos una democracia joven. Nosotros no somos “chorros” porque educaron y salimos “bien”, confiemos en la educación como salida, como solución. No expulsemos a esos pibes a una vida de prejuicios, pidamos educación de calidad, pidamos inclusión, gritemos todos juntos “ningún pibe nace chorro”.

Escrito por Nahuel Espejo Herrera para la sección:

Compartí, no seas paco