Vamos a suponer que se te dio… que hiciste el caminito previo para que esta noche, luego de una salida, te encames seguro con la muchacha en cuestión. Ya allanaste el camino, ya la sedujiste, ya hiciste los deberes y la mina está lista y dispuesta. Bueno… acá van 10 consejos que no podes obviar para que tu noche sea cerrada con broche de oro:

1- Sacudite la gaviota.

Si tigre de bengala sediento de placer… si hace meses no le ves la cara a Dios, no vengas con el stock lácteo en su máximo nivel. Si no queres que se te exploten los petardos en la mano, arropate el muñeco de cuero con abrigo manual y desestresalo a puñetas.

2- Podá el parral.

¿Te gusta que ella venga con la peluca del pibe Valderrama entre las gambas? A ella tampoco titán de la virginidad… así que tomate un tiempo y despelichate la alfombra por lo menos. No a cero, porque después te va a picar como la ostia, pero mínimo rebajate el jopo con una afeitada.

3- La meta es “coger”, no “comer”: co… ger.

Deja el asado tamaño yacaré para la juntada con los pibes, las tres milangas que de costumbre te mandas guardalas para cuando vayas a lo de tu vieja, orco de ultratumba. Esta salida no es a comer, sino a coger, así que se mesurado con la ingesta sólida vikingo nómade.

4- Perfumate tupido.

Esta noche vas a sudarla, así que ponete una buena dosis de desodorante en el chivo, si tenes antitranspirante mejor, ya que si todo sale bien va a correr un río de agua por tu espalda. Los fluidos son un elixir en esta ocasión, si tienen olor a ajo es un bajón.

5- Llevá protección.

Jamás de los jamases podes especular con este asunto. Si en el medio de la previa te queres hacer el choto pito dulce y la mina no te deja, cagaste… arruinas todo. Además hay que cuidarse por mil cosas, siempre, pero siempre usá forro.

6- No improvises con el lugar.

Si ya hiciste el laburo fino… no dejes al azar todo. Si ya tenes el si, potencia lo bien que la has venido remando Alberto Demiddi. Entonces… si tenes lugar donde ponerla, limpiá, ordená, perfumá, dejá todo listo, no seas mugriento Kely. Si no tenes lugar, andá con el telo pensado e intentá hacer una reserva previa, para no comerte el garrón de quedarte sin lugar o andar deambulando como un choto en celo. El auto no es buena para una primera vez. No seas rata.

7- Tené el plan armado.

A la mina no le gusta el indeciso, así que no va esa de “¿dónde podemos ir?”, “¿que queres comer?”, “¿qué queres tomar?”, etc. Hacerla participar está muy bien… más adelante. Esta noche sorprenderla habiendo pensado en todos los detalles. Vas a quedar como un campeón.

8- Adaptate a sus tiempos.

Es la primera vez juntos… no pretendas ser el pelado de Brazzers y que ella sea la ninfómana egipcia decapitadora de muñecos Temerario. Llevala tranqui, a fuego lento, acomodate a los tiempos de ella y no la intimides. Los tiempos de ellas son distintos a los nuestros, así que relajate y dejala ser. Ella te va a indicar cómo tenes que ir.

9- Previa… la clave del éxito.

Las previas son siempre importantes, en este caso es fundamental. No estas bajo la confianza y la calentura máxima de poder ponerla fugaz en el ascensor, tenes que encender la mecha y dejarla lo más larga posible, así explota la bomba. Así que armate de paciencia, bajá los humos y hacé una previa como la patria demanda: beso de cuerpo entero, lengua, dedo, baba, mano, mordiscos, palabras, miradas y finalmente… muy finalmente, penetración.

10- Tené pensado el post.

Sabido es que apenas terminas querés quedarte solo durmiendo como una marmota y que se vaya en taxi, pero a ella no le pasa lo mismo, así que no seas desconsiderado y organizá el después. Procurá un desayuno, un almuerzo o algo. Y si todo sale bien, arrancás con un mañanero como el campeón del siglo.

Si haces estas 10 cosas ella va a terminar así:

Compartí, no seas paco