Muchas veces me detengo a filosofar sobre la compra de un juguete a un niño. Y es cuando me surge esta sarta de pensamientos… Sé que la mayoría de los padres distraen a sus hijos para no tener que lidiar con la terrible y agotadora tarea de criarlos, ¿pero se han tomado un tiempo para analizar que se fomenta en los niños hoy en día con lo que les entregamos?

Ya desde chiquitos somos bombardeados con imágenes, juguetes y dibujos que nos imponen inconscientemente que debemos ser en un futuro… debemos ser:

Ellas: princesas.

Al comienzo de cualquier cuento de hadas nos encontramos con alguna escena donde ella la futura princesa se encuentra en un estado deplorable casi siempre por culpa de un evento trauma relacionado con el padre de esta. Después sufre de interminables infortunios como pobrezas, maltratos, persecuciones y todo tipo de agresiones siempre provocados por otras mujeres.

Después de una serie de conflictos consiguen ser feliz solo cuando “su príncipe azul” (por su sangre) se da cuenta como por arte de magia que la ama y es el amor de su vida… en definitiva los hombres nos salvan o nos arruinan.

Pero no termina ahí porque al parecer hoy en día no solo es necesario ser hermosa y pobre para ser princesa sino que también tenes que tener el color indicado. Cualquier nena de menos de 10 tiene una que otra cosa con el logotipo de princesas; la Cenicienta, la Sirenita, la Bella Durmiente y hasta la Blanca Nieves. ¿Pero que nena te va a decir que quiere ser como Pocahontas, Mullan o Merida? ninguna, la mayoría ni las conocen. Pero curiosamente estas últimas son las únicas que amaban a sus padres porque de ellos aprendieron el valor y la fuerza para pelear por lo que es correcto y los enemigos en común de estas valientes princesas fue la ira del hombre y sus absurdas guerras.

Ellos: príncipes.

Cuando hablamos de un príncipe: no hablamos de un hombre estandar, hablamos de un ser que aparece de forma mágica en un momento determinado en la vida de toda princesa,con una sonrisa angelical, con un porte tremendo, unos pantalones muy sugestivos y por supuesto con los bolsillos llenos de… plata… mucha plata. Esto a generado un pensamiento bastante marcado en los hombres, y en su proceder ante las mujeres.

En una de esas eternas conversaciones con mi amigo Fabri le pregunté que por que no tenia novia, y el como siempre muy directo me respondió “es que no tengo guita” (ambos reímos… yo me reí mas que él…)

Los hombres creen que sin plata no podrán aspirar a “una princesa”, y dejan pasar oportunidades de conquista por esas razones… así que recuerden chicas si no respondió ese mensaje tal vez no es que no quiso juntarse… simplemente no tenia guita.

Ahora vamos al cenit del post: Los Juguetes.

Los juguetes son una forma de canalizar las expectativas de un niño, es su humilde forma de preparación y en muchos casos su lenguaje con el resto del mundo tanto ellos como nosotros (niños mayores) nos encontramos interactuando con todo tipo de objetos, y son estos objetos lo que definen quienes somos y que hacemos en la vida.

Por ejemplo si yo soy maestra lo más seguro es que en mi casa se encuentre una interminable pila de exámenes, carpetas y libros con apuntes, si me dedicara a las artes plástica en mi casa habrían pinceles, acuarelas y papeles. Pero en el caso de los chicos esos juguetes son una imposición sociocultural que afecta la perspectiva del mundo que lo rodea.

Los nenes:

Soldaditos, autitos, armas, figuras de acción y todo tipo de video juegos: Mensajes claros de competencia, violencia y carácter agresivo, ahora bien si el niño osa en pedir algo que siente necesitar por algún impulso generado por la vocación, el asombro de los padres puede convertirse en mal interpretación. Por ejemplo si un niño pide cocinitas, pinturitas o peluches, los padres pueden pensar que su hijo es homosexual y la verdad es que no tiene por qué ser así, quizás con el tiempo se dan cuenta de sus aspiraciones gastronómicas o artísticas gracias a que en algún momento fue apoyado por sus padres o por el contrario reprima ese impulso vocacional por algún conflicto familiar.

Las nenas:

Barbie, bebotes, pinturitas, escobitas, cochecitos, etc… Estos tipos de juguetes son totalmente sexistas sin mencionar que son una imposición para encasillar a la mujer en roles como la limpieza, la crianza y la estética perfeccionista.

Se que los videos juegos son divertidos y que las nenas aman a las princesas pero si los regalos vinieran acompañados de un par de verdades, seria mucho menos complicado explicarles en un futuro por que las cosas son de otra manera.

Piensen antes de comprarle algo a un niño…

Escrito por Vanesa Guevara para la sección:

Compartí, no seas paco