Parto de óbito

Hablan las ranas y lo grillos,

Hablan que ha anochecido

La mujer vestida de manila,

Se ha salido del camino

Los grillos le crían nanas,

Las ranas le croan ríos

Le hacen muchas gracias,

Al niño en el vientre metido.

Pobre mujer que llora folías,

Españoletas del viento,

Tonadillas torcidas

En la piedra se sienta,

La piedra se ablanda,

Llora la piedra aguas

¡Llora mujer la ría!

Que le vienen los dolores,

Le duelen las costillas

Los sapos que observan,

Culebras siseando fantasía

«Cálmate, calma. Olvidada.

Del fango venías, en el fango parías».

«Empuja, desamparo, empuja,

Sobre piedra duermes, sobre piedra crías».

Bramidos de vida, bramidos de muerte,

Dar a luz de noche, dar a luz de óbito

La muerte espera, sanguijuela sedienta

Gusanos de esperanza, carroña pronta

Los cuervos ya migran, manjar rorro huelen.

Nace en sepultura pétrea

Nace bañado en carmesí

Cual afluente rojo

que se vierte en el moho

Renacuajos contentos, beben sangre.

Putrefacción bienvenida, rancio por infecto

Putrefacto cadáver, hedor por pestilencia

Las hienas si olieran, los buitres vendrían

Pudor fermentado, urracas, ratas llenas de alegría.

Si hubo parto, ya no hay rastro

Si alguien saber quiere, pregúntele a los murciélagos

La araña lo vio todo, el búho lamentó la escena

En el río sólo queda barro,

Barro de sangre, carne y excrementos

Eso somos, barro

Barro corrompido, barro vivo

Pronto muerto

Compartí, no seas paco