Dentro de un país con un montón de problemas políticos, económicos y donde todos confrontan por ver quién tiene la razón,  hay claros ejemplos de cómo actuamos ante eventos sociales o culturales sin diferenciar gustos o pasiones. Vivimos en una sociedad acelerada, donde lo único que importa es uno mismo, un total desinterés por la vida. Hoy la noticia es que haya un muerto en tal recital o en tal partido ¿Desde cuándo un recital debe ser noticia por que murió alguien? ¿Cómo explicás que vas a ir a ver un partido y te matan con total impunidad? Voy a tratar de explicar mi punto de vista en los distintos eventos pero que tuvieron la misma consecuencia, un muerto:

Muerto en el recital de la Mona Jimenez

Según las noticias hubo un muerto en el recital que iba a dar en el estadio Sargento Cabral, Córdoba. Un hombre de 34 años falleció antes de poder ingresar al mismo evento, la locura que se genera por querer entrar antes que los demás “a toda costa, sin importar lo que pueda pasar” es más grande que el interés por el bienestar de las personas que tenés al lado, una persona como vos, un pibe laburador, un pibe que vino a ver un recital, un pibe con gustos musicales parecidos. Lo peor de todo es que después esas personas que no tuvieron respeto por la vida en ese momento, son los primeros en poner el grito en el cielo de que “Los organizadores no previeron que iba a pasar esto”. A ver, flaco, si el recital empieza a tal hora, no vayas con el tiempo justo, pisando el pucho, porque es obvio que se va a complicar la entrada. Si haces previa, procurá hacerte tiempo para caer un toque antes.

Muertos en el recital del Indio

Tema que , en parte creo yo, fue algo que se pudo haber evitado si de entrada no hubieran hecho un recital en un lugar que no estaba en condiciones para tanta gente. Ya del vamos, se hicieron mal las cosas. Todo bien que te gusten los Redonditos, ir a las misas ricoteras, hacerte todo un finde con una previa de la concha de la lora pero algo que no entiendo es que , si te gastás fortunas en escabios, carne, campings para pasar el finde, fasos y todo lo que quieras para disfrutar, al menos guárdate una moneda para pagar la entrada, pero no, como es más fácil entrar de frente manteca y hacerse el vivo y pasar de pechera, sos un capo, “Qué giles son los que pagan la entrada para ver algo que les gusta si lo podes ver gratis, tenes para uno o dos fernet más.” Esta vez al menos los muertos llegaron a entrar y ver el recital, o bueno, tal vez no llegaron a verlo por lo drogados que podían estar, y si ¿Cómo no vas a ir a un recital de rock y no ponerte hasta la pija? Total ¿Qué puede pasar? ¿Qué me puede pasar si voy drogado a meterme de pechera? Después dicen que los de seguridad son todos unos forros, que te cagan a palos sin razones, que se ponen violentos por querer parar a los que no pagan entrada, no saben otra cosa que pegar.

Podemos discutir si el Indio tuvo la culpa, si fueron los organizadores o el intendente de Olavarría por organizar mal de entrada, pero las personas que se fueron a colar (que no fueron pocas) les chuparon un huevo todos los que estaban ahí y se cagaron en los que pagaron la entrada. Yo les diría a esos 200.000 que si no les hubiera gustado ver todas las noticias en los diarios o como Carlos “El indio” Solari dijo “los periodistas venden pescado podrido” hubieran garpado y así evitar esa avalancha que dejó a dos muertos por aplastamiento, en parte esas personas son las culpables de lo que pasó.

Muerte de un hincha en el clásico cordobés

El hermoso folclore del fútbol argentino, donde los hinchas se convierten en heroicos justicieros que tiran a un tipo entre 4 o 5, valientes guerreros que sustraen las zapatillas al agonizante mientras todo esto pasa en un estadio donde parece ser tierra de nadie, o tierra de algunos, que hacen lo que se les canta los huevos. Hace poco se jugó el clásico cordobés entre Talleres y Belgrano, donde la pasión y la locura a veces llegan a niveles insospechados en la sociedad, que de a poco se va naturalizando y siendo “algo normal”, algo que nos vamos acostumbrando, mal acostumbrando según mí forma de ver.

En síntesis:

A favor

*La culpa no la tienen los eventos, si bien en la mayoría de los casos están mal organizados, sí me parece que se pida un buen show con todas las precauciones y seguridades que necesiten.

*La música no mata, pero si el egoísmo de las productoras.

* Suspender el estadio completo, y no como hicieron en la cancha de River que suspendieron un sector donde apuñalaron a un hincha. Y si es necesario, parar el fútbol. La muerte de una persona dentro de un estadio no debería ser algo normal. Sea en el partido que sea, en el clásico que sea.

*Empezar a hacernos cargo de nuestros actos y no mirar al costado o hacer vista gorda.

En contra

*Si no respetan algo tan simple como pagar una entrada, después no exijan garantías y/u otro reclamo.

*Si terminás con el bocho quemado dentro de un recital y no sabés ni donde estás parado, después no le eches la culpa al gobierno o a los organizadores, ellos no te obligaron a tomarte todo el alcohol que chupaste en 2 días de previas.

* Si llegas 5 minutos antes a un evento la culpa la tenés vos, no los organizadores.

Compartí, no seas paco