Somos mujeres y aunque es normal que nos tilden de “la loca de mi ex” cada vez que nos separamos, si profundizamos en las consecuencias de romper una relación el 90% de las mujeres sufrimos como cuando vemos una remera hermosa en vidriera y no tienen de nuestro talle o, lo que es peor, cuesta un aguinaldo. En cambio, los hombres padecen por haberse separado mucho tiempo después, generalmente cuando los estamos superando y nos mandan el tan poco preciado “mensaje que nos desordena la vida”. Y , como en la mayoría de los casos, después de cortar la relación nos encontramos ante situaciones que nos invitan a tomar tres bidones de nafta súper alguna noche de descontrolada depresión.

Por ejemplo:

Los que te tiraban onda, se pusieron todos de novio: Invertían gran parte de su tiempo en tirotearte fuerte como trompada de boliviano, teniendo menos código que Icardi y yendo al hueso como Tévez  pero cuando por fin libre sos, te mandan un mensaje y te enterás que está felizmente de novio. Después de los dos litros de bilirrubina que se te agotaron en la garganta, les deseás buena vida, aunque te esté por dar una embolia.

Estado de facebook: Ya vuelvo, voy a cabecear una bala.

 

Tus amigas ahora aprecian las cosas buenas que tenía tu ex: Lo odiaron intensamente durante los años o meses que estuviste con el pan triste y ahora que lo dejaste te dicen “pero si era bueeeno” o “te vas a arrepentir y va a estar con otra”. Ah bue, tachame la doble. Criticaban hasta la manera que el pobre ser humano de pocas luces tenía para respirar y ahora resulta que le cortaste a la reencarnación de Josué y el Espíritu Santo.

Estado de facebook: Me quiero pegar dos tiros en las tetas.

 

Todos te preguntan por tu ex: Antes, el mundo entero te reclamaba que no estabas nunca sola, que siempre llegabas a las juntadas con tu “escolta” y ahora, que no le rendís cuentas a nadie, te rompen las pelotas preguntándote por tu ex adorado tormento. Aparecen preguntas del tipo “¿no lo trajiste?” “¿lo dejaste en penitencia? ¿por fin lo soltaste un ratito? entre otras.

Estado de facebook: Me tiro del techo y vuelvo.

 

Los amigos de tu ex te “megustean” las cosas: Sufriste más que cuando viste el Rey León o cuando perdiste la virginidad, porque tu ex te dejó para salir de gira con los amigos sin tener que lidiar con tus reproches y después de estar como una boluda llorando por el motivo equivocado, estos impresentables te stalkean el Facebook, ponés un estado donde contás que se te quemaron las milanesas y los chabones le ponen “me encanta” a tu publicación (y todos sabemos que una milanesa quemada no le causa gracia a nadiie). Tu reacción claramente es negativa y te preguntás por qué te megustean hasta las fotos en las que salís casi en bolas viendo si levantás alguna carne en el cheboli, si antes los amigos de tu ex te odiaban por haber vuelto al 7 de su equipo de fútbol todo un pelotudo.

Estado de facebook: Los amigos de tu ex podrán olvidar que te odiaban, pero vos no. Por los siglos de los siglos, amén.

 

 

Odias ver a las parejas felices: Vos seguramente fuiste una de esas parejas que hoy con tanto repudio criticáis ¡Y lo sabés! Pero poco te importa porque vas por la vida tildando de boludos a los que se enganchan fuerte antes del mes de relación.

Estado de facebook: A los que se dicen “te amo” antes del primer mes les recomiendo que retrocedan diez casilleros para buscar su cerebro.

 

En fin, todos hemos pasado por la penosa situación de cortar una relación, pero a menos que quieras parecer un imbécil incontables veces, te recomiendo que te tomes diez litros de té de tilo y entiendas que si a vos te fue mal una vez, no significa que vaya a ser así para siempre.

Hoy te duele y no podés hacer nada al respecto, pero si sufrís ya es una elección. Permitiles a los demás ser felices en su estado de locura y permitite ser feliz vos estando y disfrutando de tu soledad. Yo te juro, hay muchos que amarían estar en tu lugar.

Las cosas buenas llegan cuando pensás y deseás cosas buenas. Si tu ex te dejó algo positivo no fue un error, no perdiste nada, aprendiste y seguro fue mutuo.

Si tu ex fue un garca y te forreaba con de todo, permitime decirte que ganaste, aunque duela y todavía no te hayas dado cuenta.

 

Compartí, no seas paco