Hacía ya varios días que no te pensaba, creo que te estaba olvidando. Era lo correcto, así lo decidimos. Un error de tipeo hace aparecer tu nombre en mi whatsapp… puta madre, aún conservo tu número.

Veo tu foto y vuelven los recuerdos,vuelve a galoparme el cuore buscando salir de su prisión de huesos. ¡Maldito corazón, no la has olvidado! No le digas a mi alma que todavía la recordás…tarde. Pero, ahora que no estás, me lleno de preguntas; me invaden sentimientos que, a esta hora parecen no haber muerto; veo venir la tristeza que trae tu ausencia; la resignación como veneno. Ya no estás.

Y ahora que no estás, me pregunto de nuevo ¿En qué fallamos? ¿En qué fallé? ¿En qué fallaste? Porque no fuiste, ni fuí y no fuimos…y no somos. ¿Acaso nos liberamos el uno del otro? ¿Acaso me liberé de vos?, ¿Te libré de mí?.

Ahora que no estás todo tiene solución, todo es perdonable, pero sigue siendo incomprensible. No hicimos del llanto un manantial, no hicimos del saber de que éramos de mundos diferentes, nuestra galaxia; no hicimos del amor algo perpetuo, no hicimos del murmullo ajeno nuestra melodía, no pudimos hacer público lo que sentíamos en la intimidad, no tuve el valor de soportarte, no tuviste la valentía de mostrarme;  no hicimos del amor ni el escudo,ni la espada, ni la paciencia.

Ahora que no estás,no hay más celos mutuos que oscurezcan un sentir; no hay un sentir a quien empañar de celos. Ahora que no estás no hay angustia de una discusión, ni siquiera hay con quién discutir. Ahora que no estás no hay pobreza material que te haga rechazarme, tampoco hay riqueza sentimental que te haga volver; no hay a quien reclamarle el dar y no recibir; no hay quien me diga ” Esto es lo que hay”.

Quizás nos hicimos un favor, vaya que duele el hacer favores; quizás estés mejor, quizás yo debería estarlo también. Pero ahora que no estás, te extraño más que cuando estaba de rodillas intentando seguir peleando por vos; ahora que no estás te amo aunque ya no te vea sonreír. Ahora dolés más que antes, ahora comprendo que no va a ser fácil seguir.

Ya no se a quién extraño, si a vos o a mí cuando estabas. Ya no sé a quién sigo amando, si a vos o a lo que soñaba de nosotros. Ni siquiera sé a quién escribo estas letras…si ahora ya no estás.

Si, ahora ya no estás.

 

Adiós.

Compartí, no seas paco