La verdad voy a empezar esta nota diciendo que me tienen podrida con su discurso de “vos no tenés hijos, no podés opinar”. Bajo esa lógica, no podría opinar un médico que no haya sufrido cáncer o un psicólogo que no padezca esquizofrenia, y no es así.

Vivimos en un país que, a pesar de lo que digan, es de lo más matriarcal. Incluso cuando son madres recuperan “milagrosamente” la virginidad.

No miento si digo que me gustan los niños (no todos) a partir de los 4 años más o menos. Bueno si, soy medio rompe bolas con el asunto y me choca tener que bancarme a sus hijos en lugares donde no debería, como por ejemplo en un restaurante no familiar a las 12 de la noche, y no poder opinar al respecto porque “vos no tenés hijos”. Tener que escucharles las pataletas en conferencias o lugares donde queda más que claro, que NO deberías llevar a tu hijo chiquito, y uno quedar como desubicado por poner cara de culo.

Bancarme que en un bar a altas horas me digas que no fume porque estas con tu hijo. Ubiquémonos en lugar y contexto: ¿quién está fuera de lugar? ¿Yo por fumar en un lugar donde se puede? ¿O vos por llevar a un niño a las 2 de la mañana, a un lugar donde está la música fuerte, donde la gente toma y donde se fuma? Sin ir más lejos vayan y miren la fiesta de la cerveza y sus padres indignados con los que toman (en la fiesta de la cerveza) y no ven al niño tirado en el pasto muriendo de sueño, en un lugar donde no quiere estar.

Y a eso hay que sumarle en reuniones los que van con los hijos y esperan que uno haga o sea de tal forma, cuando la juntada, en un principio NO era familiar. O sin ir más lejos los que usan a sus hijos de escudo para todos sus prejuicios.

Deben recordar al hombre en zunga en “La Playita” y todas las madres diciendo que habían niños y no debería el señor, vestir así. ¿Sabe que señora? Su hijo no debería gritarme al oído, ni tirar arena y me lo banco porque fui a un lugar público. Y cuando uno quiere opinar al respecto sobre cualquier cosa que involucre niños/hijos lo invalidan por no tenerlos.

Yo por estos días estoy harta de todas las madres (excepto la mía, por supuesto). No por qué lo sean, de hecho, mi admiración y respeto por eso, sino porque invalidan cualquier otra opinión/ gesto/acción/opción que realicemos las que no lo somos.

Supongo que muchas veces no se dan cuenta, supongo que más de alguna vez, obnubilados por la tarea de la crianza y los dolores, achaques, plata, fiebres, cansancios, tareas y soledades que eso significa, no logran ver lo que muchas veces sucede, no en sus narices sino en sus bocas.

Yo sé que algunas veces sienten, que los que no tenemos hijos, no entendemos su rol, que no tenemos idea lo que es tener a cargo a alguien más, que a veces se sienten exhaustos de responsabilidades y hasta súper solitarios en esa tarea; y que creen que por más que te digan no sirve, porque creen que uno no tiene la capacidad de entender, de deducir o de interpretar, porque hay que vivirlo, más todo lo demás que suelen decir, pero háganse la pregunta de cuántas veces, han alejado a sus amigos solteros a punta de hacerlos sentir así: como el culo, porque no tienen hijos y por lo tanto, no tienen idea de nada en la vida.

¿Dónde quedan nuestros derechos? Los que aún no decidimos tener hijos, o no queremos o no hemos tenido oportunidad. Me preocupa la cosa de las libertades y los respetos. Que no tenga hijos hoy también tiene que ver con una decisión personal, así como otros, han tomado caminos distintos.

Respeto es lo que considero mínimo, más si en ese acto de respeto, va incluida una parte de la vida que no debiera importarle más que a los involucrados.

Perfecto, todo bien con tu opción, pero… ¿Por qué voy a merecer menos respeto por eso? ¿Por qué mi opinión siempre será de menor importancia? Y no es por edad e incluso ni siquiera por experiencia, pues sería falaz decir que tenes la razón por eso. Puede que tengas mayores posibilidades de tener la razón, pero no te hace inmediatamente dueño de la verdad, si no, vayan a repasar sus deducciones básicas.

Entonces viene mi duda: si decidiera no tener hijos nunca ¿Eso va a desmerecer el respeto que se tenga hacia mi persona, sobre cualquier cosa que diga al respecto? ¿En serio? ¿2017?

Es como si todo el discurso feminista y el derecho a decidir sobre el cuerpo se fuera a la mierda, cuando se habla del respeto a los otros (nosotros) de no tener hijos (ahora o nunca). Es como si hubiese gente de primera clase (los que son padres) y otra de segunda, (los que no lo somos). Algo así como los inmaduros o los “incompletos”, que no sabemos nada de la vida, que jamás vamos a entender nada y que por supuesto, si no lo vivimos tenemos que vivir en silencio hasta el fin de nuestros días, porque tampoco tenemos el derecho a decir nada.

Me encanta que tengan hijos y que estén orgullosos de ello, pero en serio, hemos gente que simplemente esperamos respeto y que dejen de callarnos en sus conversaciones de papis, con sus argumentos sabelotodos: “vos no sabes nada” o de tratarnos de estúpidos, de inmaduros, porque no tenemos (o aún no queremos) hijos. No me imagino lo que viven la gente que han decidido de verdad no tener hijos nunca, o que por alguna razón no pueden. ¡Como el carajo las hacen sentir! ¡Si todo parece que se divide entre los que tienen hijos (y tienen la verdad) y los que no!

Me tienen realmente podrida con ese discurso. Y seguro ahora me van a odiar todas las madres luchonas (y las no luchonas también) y van a decir que Lorelai es mala, que no es buena influencia y no me van a invitar a sus cumpleaños y demás. ¿Y saben qué? NO ME IMPORTA. Igual no quería ir y tenía que decir esto que me viene comiendo hace mucho: ¡Me tienen harta!

Compartí, no seas paco