También podes leer:
La historia de “Nothing compares 2 U”

El viernes 26 de marzo de 1976 en el Teatro Coliseo de Buenos Aires el dúo Pastoral presentaba su segundo disco, “En el hospicio” a sala llena. De aquel show resuena fuerte un tema nuevo, con una letra tan enigmática como potente.

Quiero atrapar el sol en una pared desierta”

Así empieza el tema, el cual ellos no sabían que aquel sería el más conocido del grupo.

El dúo, formado por Alejandro De Michele y Miguel Ángel Erausquin, en la más absoluta soledad por parte de las discográficas, se animan y editan su segundo álbum “En el hospicio” del cual se desprende el tema que le da nombre.

La letra, compuesta por De Michele te mete al mundo de un tipo reflexionando sobre su propia locura y alienación desde un encierro tanto metafórico como real, en un neuropsiquiatrico en donde se prefiere el mundo propio al mundo “real”, reflexionando sobre su situación.

“Me hace mal la realidad de saber que el perro es perro y nada más”

Según Erausquin “La oscuridad del Hospicio se debía, a reflejar el encierro dentro de una habitación del neuropsiquiatrico y todo lo oscuro que ello representa. También se representa al rayo de sol atrapado en la pared que está a nuestras espaldas. En general queríamos lograr una atmósfera de opresión.”

Cuando fue escrita, el dúo no quiso que la canción pasase desapercibida, por lo cual pese a la mala calidad de sonido, apareció grabada con nuevos arreglos y mejor sonido en el segundo álbum.

“Para mí, escribir es un desafío, porque es algo muy difícil. En este momento tengo ganas de hacerlo, ya que a veces en un tema no puedo decir todo lo que quiero decir. Me quedo corto. Hay mucha gente —y no me refiero al público— que no quiere que yo diga cosas o no quiere que yo siga existiendo, porque le puede molestar que Alejandro De Michele siga vivo.”

El mismo De Michele ha sido comparado, por la introspección, oscuridad y melancolía de sus letras con Charles Baudelaire y Arthur Rimbaud.

El 20 de mayo de 1983 un accidente automovilístico terminó con la vida de De Michele, dando así fin a uno de los más grandes (y menospreciados) primeros grandes grupos del rock nacional de los 70 y 80. Pero “En el hospicio” quedó grabado como uno de los temas cumbres del género, y de la historia musical Argentina.

Compartí, no seas paco