El recuerdo es el diario que todos cargamos con nosotros.
Oscar Wilde

Tibia lengua de sol
que lame las cosas.
Pasa el tranvía
y los átomos del mundo
se alborotan.
Creo que la voz
que cae
desde la distancia
es la tuya,
tan llena de cenizas
y de un beso prometido.

Una hoja seca
contiene en su nervaduras
al mapa del universo.
Una gota de saliva
de la lengua de sol
contiene algunos planetas.
El tranvía vuelve a pasar
una y otra vez,
la cara de los pasajeros
se repiten mirando
hacia afuera
a través de las ventanillas.

Si…si
esa es tu voz,
la reconozco a pesar
de los años luz de distancia,
de la ceniza
y de los besos prometidos
y ahora fosilizados.

La lengua de sol
desaparece detrás
de una nube radioacitva
y mi cuerpo
comienza a temblar
de frío, por nada.

El tranvía
se sigue repitiendo,
el efecto Doppler
enloquece a las moscas
y a las personas.

La lengua de sol
despierta de su sueño
con pájaros insomnes ,
entonces el calor
se expande,
mis manos reviven.
El tranvía es infinito
como un círculo.
Tu voz no cesa,
no se calla.
Ya es un grito.
No se acuerda
de los besos prometidos…
que son un beso
que son un beso
que son un beso
que son un beso…

Compartí, no seas paco