Bueno, como muchos saben, hacía bastante que no escribía una nota descargando mi ira, y como esta semana ha sido de mucha tensión, decidí plasmar mi bronca en estas líneas.

¿Vieron cuando la gente te tiene harta? Que uno dice: “Uf, este no da más de pelotudo”, bueno, así, cortito y al pie. No sé qué es lo que les pasa a las personas que están muy susceptibles, lo único que espero es que esta nota les toque bien la herida, se las infecte y se sientan bien identificados.

He aquí, mi top ranking de las personas que detesto, en realidad son muchas, pero puse solo las más relevantes.

1- Fanáticos futboleros:

La vida es una cancha, todo es motivo de joda, gritos, bardo y locura, se la pasan golpeando las mesas, bancos del colegio, facultad o lo que sea cantando canciones de cancha y se cagan a trompadas por dos equipos pedorros como si les pagaran por defender a 11 boludos que corren atrás de una pelota. En el boliche pasan un tema y saltan los guachines a gritar: “Dale Bo, Dale To, Dale Lo, Dale Le”. Si no te gusta Messi, sos un trastornado anti patria nivel 1000.

2- Cabezas de guinda:

Infaltables, se creen las últimas Coca Colas del desierto, con autoridad sobre cualquier cosa, son los típicos pendejos que en una salida no coordinan ni tres palabras y se hacen los cancheritos, generalmente tienen apellido compuesto y su mundo es el rugby, el resto que se curta.

3- Los que comen con la boca abierta:

Hijos de puta. Les cerraría la boca de una ñapi y les hago tragar la comida a la fuerza. ¿Acaso no se dan cuenta que incomodan a la gente y que es desagradable escuchar como trituran la comida? Y no olvidemos el temita de ver el alimento hecho papilla adentro de la boca. Cuando comen chicle se esmeran en hacer más ruido todavía.

4- Los que politizan todo:

Insoportables, siempre la culpa es de Macri, Cristina o la concha de la lora. “Ay, mirá, está lloviendo… Macri gato.” La puta madre entiendan que si tenemos una sociedad de mierda es por culpa de todos, no solo de un político. Dejen de publicar posts y vayan a leer libros así no les lavan el cerebro.

5- Fanáticos religiosos:

Además de ser jodidos, son hipócritas, el mundo es un pecado caminando, pero ellos son almas santas y puras y de repente los ves enojados porque dos chicos homosexuales se agarraron de la mano. Mi amor, Jesús, Alá, Buda o en lo que sea que creas, impulsó el amor, no el odio. Hagan un poco de autocrítica.

6- Gente pajera:

Ponen excusa para todo. Los detesto porque uno le pone toda la onda y los hijos de puta se la pasan rascándose el upite pensando que todo les va a caer de arriba. Quieren adelgazar, pero no hacen ejercicio, quieren ganar guita sin laburar, quieren aprobar sin estudiar… ¡NO! Así no es la vida, mové el pandeiro y no esperes que alguien te solucione las cosas.

7- Oportunistas:

Son los más grasas y los que más bronca te dan. Son los típicos que se cuelan en las filas, que utilizan a los niños para caranchar cosas o que ni siquiera le ceden el asiento a alguien mayor en el bondi. Son el desastre de la sociedad, te dan ganas de putearlos en ocho idiomas distintos, y lo peor es que después son víctimas y te retrucan.

8- Los que caretean todo:

Siempre alardean todo lo que tienen, y lo que no tienen también. Son insoportables. “Ay, si me recibo, mi papá me va a regalar un viaje a Europa all inclusive.” Me encanta que tengas tantos proyectos y que encima, cuentes con guita para realizarlos, pero se más respetuoso, hay gente que no tiene el acceso que vos tenés a ciertas cosas. Aparte, primero recibite, salame.

9- La gente rata:

Nunca tienen plata para nada, pero después los ves en Instagram comiendo en Francis Mallmann con la pareja. Para la previa no ponen un puto mango porque “Todo es caro”, se esmeran en comprar lo más miserable, pero el sábado se descajetan en una bodega a todo culo tomando un Catena Zapata de 1 luca.

10- Los hippies con OSDE:

Imbancables, se quejan del veneno en la comida del supermercado y se la pasan con comida orgánica, pero se dan con pastillitas en las fiestas electrónicas, gastándose una fortuna. Odian el capitalismo, la minería, bla bla bla, pero tienen iPhone, iPad y iLaPutaMadre los cuales usan desde sus casitas con estilo “Hippie Chic” en Chacras de Coria. Se hacen los paz y amor, pero si pensás distinto, sos un forro de mierda.

Me faltaron tantas personas, pero voy a ser compasiva y las mencionaré en otro momento. Para cerrar, gracias a estos seres por existir, porque si no, no tendría material de escritura.

Compartí, no seas paco